Apple vuelve a echar un pulso a la policía con iOS 12

iPhone./Archivo
iPhone. / Archivo

Los dispositivos GrayKey usados por agencias de inteligencia no funcionan con la última versión de iOS

J. A. G.Madrid

Los encontronazos Apple-FBI y FBI-Apple son una tónica habitual desde el famoso incidente del iPhone del atacante de San Bernardino (Estados Unidos). Semanas de presiones que finalmente acabaron con el pago de 900.000 dólares para lograr desbloquear el dispositivo del gigante de Cupertino.

El pasado mes de marzo, la compañía Grayshift prometió a la publicación Forbes «descifrar los códigos de accesos de los últimos modelos de iOS». Sin embargo, la barrera se ha colocado en los iPhone X, a partir de ahí Apple está ganando la batalla.

Una modificación de los códigos en la arquitectura de iOS12 ha permitido convertir en una caja fuerte a los dispositivos de Apple. GrayKey, la herramienta de Grayshift, solo puede hacer lo que se denomina una extracción parcial, explica Forbes citando fuentes periciales.

Esta nueva estructura conllevaría que las autoridades policiales solo podrían extraer archivos no cifrados y algunos metadatos, como, por ejemplo, el tamaño de los archivos y las estructuras de carpetas.

Fuentes policiales cuentan al medio estadounidense que «en poco tiempo» se superará la barrera, al igual que ocurrió con los anteriores códigos de iOS. Entre las filas de Grayshift se encuentra ex ingenieros de Apple, uno de ellos era el antiguo ingeniero de seguridad del gigante de Cupertino.

En febrero de 2016, Tim Cook, CEO de Apple envió una carta para defender el nivel de seguridad de sus dispositivos. «Los teléfonos inteligentes, liderados por iPhone, se han convertido en una parte esencial de nuestras vidas. Toda la información debe estar protegida contra piratas informáticos y delincuentes que desean acceder a ella, robarla y utilizarla sin nuestro conocimiento o permiso». «Hasta este punto, hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance y dentro de la ley para ayudarlos. Pero ahora el gobierno de los Estados Unidos nos ha pedido algo que simplemente no tenemos y algo que consideramos demasiado peligroso para crear. Nos han pedido que construyamos una puerta trasera para el iPhone», añadió.

Una petición que fue rechazada por Cook y por sus ingenieros y que levantó mucho revuelo en el sector tecnológico. Ahora, años después el enfrentamiento vuelve al redoblar la seguridad de los dispositivos del gigante de Cupertino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos