Érase una vez un cuento escrito para los que no saben leer

Varios de los participantes del estudio leyendo el libro./
Varios de los participantes del estudio leyendo el libro.

'Soldadito de plomo' es el primer libro accesible hecho con un lenguaje pictográfico destinado a personas con discapacidad intelectual

JOSÉ A. GONZÁLEZmadrid

Contar una historia para aquellos que no saben leer. Este es el reto que Clara Luna, una investigadora de la Universidad de Granada (UGR), se planteó para lanzar un proyecto que se ha materializado en 'Soldadito de plomo', un libro hecho con un lenguaje pictográfico para personas con discapacidad intelectual.

Luna, ilustradora, ha puesto todo su conocimiento artístico al servicio de "un sector de la población que comprende la realidad visual de una forma distinta", explica. Durante su trabajo, esta investigadora se ha involucrado con distintos grupos y asociaciones de personas con discapacidad intelectual, y con menores en fases pre-lectoescritoras que han sido fundamentales en la elaboración de las ilustraciones que dan vida a este proyecto.

'Soldadito de plomo', el primer título del proyecto de Luna, se basa en un nuevo lenguaje que huye del texto escrito y del pictográfico. "Es una simbiosis entre cómic, ilustración e infografía, porque tiene hasta flechas para hacerlo más comprensible", explica la autora. Con sus conocimientos de dibujo e ilustración, las viñetas se muestran de una manera muy cuidada en su composición para que el lector no necesite de grandes esfuerzos para entender el contenido.

Para lograr este esquema de lenguaje perfecto, Luna mezcló sus conocimientos teóricos acerca de la imagen y de las personas con discapacidad intelectual con entrevistas con expertos en la materia que han asesorado a la investigadora en cada paso. Tras este estudio, las pautas principales del cuento son historias lineales o circulares con dibujos accesibles, olvidando los saltos temporales y espaciales. "Se usa un lenguaje gráfico simple y directo en cada ilustración".

Éxito rotundo

"He hecho un testeo muy amplio", asegura Luna, y la conclusión es más que positiva. "Todo el mundo que se ha enfrentado al cuento ha superado sus capacidades atribuidas". Durante la investigación, 97 personas con diversidad intelectual de entre 6 y 66 años, además de 49 niños y niñas sin diversidad intelectual de 4 y 5 años leyeron 'Soldadito de plomo'.

Tablets en Braille para ciegos

Al otro lado del Atlántico, investigadores de la universidad de Michigan (EE UU) están trabajando en el desarrollo de una nueva pantalla que permita a los discapacitados visuales acceder a la información de una manera más sencilla a la que disponen hoy en día.

Las actuales pantallas de Braille muestran pocas líneas de texto de una vez, por lo que no es posible leer una hoja de manera seguida, por lo que se reduce la cantidad de información que se puede mostrar.

La nueva tablet en la que trabajan estos desarrolladores sigue el formato de los famosos Kindle de Amazon y son capaces de representar simultáneamente entre 5.000 y 10.000 puntos en la pantalla. Gracias a un sistema de impulsores hidráulicos de líquido o aire comprimido representan los puntos en los que el lenguaje Braille se asienta.

Con este nuevo avance, los investigadores de Michigan pretenden reducir el precio de los libros electrónicos en Braille y conseguir mostrar más información en pantalla.

Cada uno de los participantes lo leyó de manera individual, usando de media 15 minutos para facilitar la comprensión dentro de sus capacidades. Los resultados de la muestra fueron "sorprendentes" para Luna. El lenguaje gráfico diseñado se adaptaba a las capacidades de las personas que se enfrentaban a este 'reto'.

El material adecuado

"No es que no tuvieran la capacidad de comprender, es que no se había creado el material adecuado para que pudieran hacerlo. Este proyecto supone un primer paso en la creación de este tipo de materiales, y por supuesto se debe seguir investigando y mejorando en beneficio de la comprensión y la accesibilidad", señala la investigadora.

De momento, este es su primer título, pero asegura que quiere seguir trabajando en este campo. "Invito a cualquier persona a que investigue y aporte". Además, Luna explica que 'Soldadito de plomo' ha sido un cuento, porque se estaba trabajando en ese proyecto, pero el esquema del lenguaje ya está establecido y "el contenido se puede variar".

Solo ve un inconveniente en su investigación, y es la falta de recursos para sacar adelante este tipo de proyectos e investigaciones. "Necesito que alguien vea mi trabajo y consiga financiación para seguir haciéndolo", concluye la investigadora de la UGR.

 

Fotos

Vídeos