El temporal de lluvia y granizo provoca graves daños al mayor viñedo de España

Vista del viñedo. /ASAJA-CLM
Vista del viñedo. / ASAJA-CLM

Castilla-La Mancha, que produce más de la mitad del vino del país, verá mermada su cosecha

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Castilla-La Mancha, que produce algo más de la mitad del vino de toda España con una media de 19,4 millones de hectolitros anuales, verá reducida este año su cosecha por el fuerte temporal de lluvia y granizo de los últimos días. Miles de hectáreas se han visto afectadas en amplias extensiones de viñedo de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo donde la vendimia se da por perdida a poco más de dos meses de su inicio.

Este lunes han comenzado a evaluarse los daños, que en comarcas como la de San Clemente, en Cuenca, son totales más por el pedrisco que por las inundaciones. En esta zona, el granizo ha destrozado los tallos de las viñas y más de 1.500 hectáreas se han visto afectadas con registros de lluvia de 42 litros por metro cuadrado en tan sólo una hora, lo que se traducirá en la pérdida de unos 10 millones de kilos de uva. «Nos sentimos impotentes y con pocas ganas de luchar», se lamenta Juan Torrecilla, presidente de la cooperativa Puente de Rus, de San Clemente, después de que en los últimos meses los agricultores hayan realizado importantes inversiones en la poda, recogida de sarmientos y tratamientos para las viñas. La alcaldesa de esta localidad, Marisol Herrera, se muestra dispuesta a ayudar a los agricultores «dentro de nuestras posibilidades» y a pedir ayudas tanto a la Junta de Castilla-La Mancha como al Ministerio de Agricultura.

En Ciudad Real preocupa especialmente la aparición de un hongo: el mildiu, que crece con la humedad y arrasa las cosechas. Ante el temor de que surja a dos meses de la vendimia, el Centro de Experimentación Agrícola El Chaparrillo, dependiente de la Junta de Castilla-La Mancha, ha pedido a los agricultores que tomen medidas urgentes de prevención.

Anulación de pedidos

La misma preocupación existe en Villanueva de Alcardete (Toledo), donde cerca de 2.000 hectáreas no darán vino este año. Según la alcaldesa de este pueblo de La Mancha toledana, María Dolores Verdúguez, «se han visto afectadas tierras que nunca habían sufrido un daño similar». José Luis Santiago, de la cooperativa Bodegas Latúe, de este mismo municipio, califica de «ruina» lo ocurrido «tenemos clientes fijos a los que habíamos vendido vino para el próximo año y ahora no podremos atenderlos porque apenas tendremos vino».

Y es que aunque el granizo y la lluvia han afectado a otros cultivos como el olivar y el albaricoque, el viñedo ha sido el gran perjudicado. «Los daños han sido demoledores porque ahora mismo el viñedo es el más sensible en las puertas de la vendimia después de tres años de sequía y en un año muy complicado por la humedad», explica Julián Morcillo, presidente de la Unión de Pequeños Agricultores en Castilla-La Mancha. Los agricultores que tuvieran asegurados sus cultivos quedarán cubiertos pero no todos suscriben un seguro agrario al inicio de sus campañas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos