Prisión para un hombre que había avisado de que su pareja se había caído en el baño

Imagen del ayuntamiento de Huarte./R. C.
Imagen del ayuntamiento de Huarte. / R. C.

Ante el juez ha reconocido que el sábado, día de los hechos, había estado golpeando a su mujer, que tenía problemas de salud

PABLO OJERPamplona

El Juzgado de Instrucción número 1 de Aoiz (Navarra) ha decretado esta tarde el ingreso en prisión de un hombre de 41 años que había sido detenido el pasado sábado en la localidad navarra de Huarte después de alertar a los servicios de emergencia del 112 de que su mujer se había caído en el baño y se encontraba inconsciente.

Los servicios sanitarios trasladaron de inmediato a la mujer al Complejo Hospitalario de Navarra con «heridas compatibles con una agresión», pero no pudo superar las heridas y finalmente falleció ayer por la tarde.

Los agentes que acudieron al lugar de los hechos interrogaron tanto a la pareja de la mujer como a la madre del hombre que vivía con ellos. Encontraron contradicciones entre las dos versiones por lo que procedieron a la detención del marido de la víctima.

Esta tarde, el detenido ha pasado a disposición judicial, se ha derrumbado ante el juez y ha reconocido que agredió «de manera reiterada» a la víctima el día de los hechos. El mismo auto judicial por el que se decreta el ingreso en prisión estima que las agresiones se produjeron «en un lapso temporal todavía indeterminado, pero, en todo caso, entre las 4:30 horas y las 16:30 horas en el domicilio familiar».

La agresión fue en forma de golpes con los puños «en numerosas partes del cuerpo, algunos de ellos en la cabeza». El auto también hace alusión a la «situación de embriaguez» en que se encontraba la víctima en el momento de los hechos. De hecho, la mujer padecía «un delicado estado de salud a causa de su dependencia continuada a las bebidas alcohólicas».

La madre limpió la escena

En el auto, además, el juez asegura que todavía queda por esclarecer la implicación de la madre del detenido en los hechos, ya que procedió a la limpieza del piso donde se produjeron los hechos, «dificultando con ello la labor» de la policía. Esta acción lleva al juez a sospechar que, de no ingresar en prisión, podría «por sí mismo o con ayuda de su madre» proceder a la destrucción de pruebas.

El acusado era un camionero de origen ucraniano de 41 años que vivía en la localidad navarra de Huarte con su mujer y su madre, motivo por el que también alude el auto a la posibilidad de huida como motivo para decretar el ingreso en prisión.

Además, añade otros motivos como «la gravedad de los hechos, su alarma social, así como las altas penas a las que podría enfrentarse en caso de confirmarse su participación en el delito, justifican, sin lugar a dudas, que se adopte la medida de prisión preventiva a fin de garantizar la presencia del investigado en el proceso y minimizar al máximo su riesgo de fuga».

 

Fotos

Vídeos