«Sólo nos atascamos, pero no somos inferiores»

Normalizar y conciencia de la tartamudez, en el colegio y en la calle, forman parte de las iniciativas para la integración de las personas que sufren esta dificultad./AFP
Normalizar y conciencia de la tartamudez, en el colegio y en la calle, forman parte de las iniciativas para la integración de las personas que sufren esta dificultad. / AFP

Normalizar y concienciar de la tartamudez forma parte de las iniciativas emprendidas el Imserso, las asociaciones y los colegios de logopedas

AGENCIASMadrid

«Hola, soy Miriam, tengo 19 años tartamudeo y #YoNoMeCallo», así comienza el anuncio de la campaña de sensibilización que ha lanzado la Fundación Española de la Tartamudez (FET) con motivo del Día Internacional de la Tartamudez, que se celebra este lunes. Informar, concienciar y normalizar de este trastorno de comunicación en el ámbito escolar es el objetivo persigue la fundación, que hace hincapié en que el 83 % de los niños con tartamudez sufren burlas en la edad escolar.

A través de Miriam, la protagonista de la campaña, la FET hace reflexionar sobre la falta de información acerca de este desorden del habla que alcanza a unas 800.000 personas en España, según ha señalado la vicepresidenta de la asociación, Yolanda Sala.

«Sólo nos atascamos, pero somos igual que las personas que no se atascan. Sólo por eso no somos inferiores. Hay que normalizar la situación porque la gente no habla por miedo a que nos juzguen», ha denunciado la propia Miriam en la presentación de la campaña.

La tartamudez es un trastorno de la fluidez del habla, caracterizada por comportamientos primarios, visible y audibles -como repeticiones, bloqueos y prolongaciones- todos ellos involuntarios. Además, las personas afectadas también sufren miedo y ansiedad, que les condiciona la vida y las relaciones sociales. Este trastorno se manifiesta también con guiños rápidos de los ojos, temblores de labios o mandíbula y muecas de la cara.

En el caso de los niños, la tartamudez suele aparecer entre los 2 y los 5 años, pero en estos casos los tratamientos tempranos consiguen que la disfemia remita en un porcentaje muy alto, mientras que en adolescentes y adultos la remisión es mucho menor.

Estrategia nacional

Por su parte, el Imserso, las 17 comunidades autónomas, el Consejo General de Colegios de Logopedas y la TTM están ultimando la creación de una estrategia nacional de tartamudez para atender las necesidades de las personas que sufren esta dificultad en España. Así lo ha señalado en una entrevista con Europa Press el presidente de la Fundación TTM, Adolfo Sánchez, que está participando personalmente en este grupo de trabajo constituido hace ya seis meses, que trabaja en un borrador con varias medidas sociosanitarias, y que hasta la fecha ya se ha reunido en cinco ocasiones.

La siguiente será el próximo miércoles cuando intentarán «sacar adelante de una vez» esta estrategia, que fue puesta en marcha el pasado 1 de marzo, con un plazo de implantación fijado de seis meses, por el consejo territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia. Las propuestas de la Fundación TTM implican hacer la tartamudez una asignatura obligatoria en las carreras de Logopedia y Pediatría o enseñar a los profesores a evitar el acoso escolar que los niños tartamudos sufren en las escuelas por parte de sus compañeros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos