La Semana Santa de Rioseco, declarada Bien de Interés Cultural de la Comunidad

Procesión del Cristo de la Clemencia de Rioseco./
Procesión del Cristo de la Clemencia de Rioseco.

Estrenará esta catalogación antes de la celebración de la festividad religiosa de este 2017

EL NORTEvalladolid

La Semana Santa de Medina de Rioseco, que ya recibió el reconocimiento como Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2009, es desde hoy además Bien de Interés Cultural de la Comunidad, con carácter inmaterial, según publica el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCYL). De esta forma, la Semana Santa podrá estrenar esta catalogación antes de la celebración de la festividad religiosa de este 2017, que se denominará 'Identidad, tradición y ritos en la Semana Santa de Medina de Rioseco'.

Según ha detallado la Consejería de Cultura a través de un comunicado, con esta declaración se da continuidad a la política de ese departamento en la protección del patrimonio inmaterial de la Comunidad y, especialmente, el vinculado a la Semana Santa, con una catalogación con la que ya cuentan las semanas santas de Bercianos de Aliste y de Zamora.

La Consejería reconoce y protege la Semana Santa riosecana como relevante manifestación dentro del patrimonio cultural de Castilla y León.

Otorga protección a un «sistema de alto valor patrimonial caracterizado por la conexión entre valores tangibles e intangibles, conformando una serie de manifestaciones y rituales religiosos transmitidos de padres a hijos, creando un sentimiento de identidad y continuidad a lo largo de la historia».

Con la denominación "Identidad, tradición y ritos en la Semana Santa de Medina de Rioseco", se pone de manifiesto la importancia del carácter identitario de estas celebraciones para los riosecanos.

Según la Consejería, el ritual de la Semana Santa marca la forma de ser y comportarse de los actores y creadores de este hecho cultural y, en general, de todos los vecinos. La participación en las celebraciones y la pertenencia a las distintas cofradías está presente en las distintas fases de la vida de sus habitantes.

«El espíritu y religiosidad de sus gentes es la clave para la lectura e interpretación de estas celebraciones", de forma que la Semana Santa riosecana "se configura como la fuerza integradora que renueva y refuerza la pertenencia del individuo al grupo y a la sociedad, y como elemento básico de identidad global de lo riosecano», según las mismas fuentes.

La Semana Santa de Medina de Rioseco hunde sus raíces en el siglo XVI y se ha ido transmitiendo de generación en generación apenas sin interrupción hasta la actualidad. Son muchos los ritos que han pervivido a lo largo de los siglos, como la recogida y desfile de gremios, con orígenes en el siglo XVIII; la cena de la cofradía; las aceitunas o los desayunos y almuerzos vinculados a la celebración de las juntas de las cofradías, que tienen lugar el Domingo de Ramos, el de Candelas y el primer domingo de mayo.

Este hecho cultural ha dado lugar a una terminología específica que designa todo lo vinculado a la Semana Santa, así como a figuras muy representativas como el Mayordomo, el Pardal o el Muñidor.

También hay un patrimonio musical vinculado estrechamente a la Semana Santa, especialmente la pieza titulada 'A la muerte del ilustre general Don Leopoldo O'Donnell. Marcha Fúnebre', compuesta por Enrique Arbós en 1867 y conocida popularmente como 'La Lágrima, que se ha convertido también en el himno del cofrade riosecano y de la propia Semana Santa.

Es de especial relevancia la vinculación que existe entre la Semana Santa y el marco donde se celebra, que no es otro que el conjunto histórico de Medina de Rioseco, que recientemente ha cumplido 50 años de su declaración, informa Efe.

 

Fotos

Vídeos