Agonía y Perdón estrecha lazos con la hostelería a través del concurso de torrijas

Benjamín Crespo, Julián Pérez-Moneo, Paloma Serrano y Alain Saldaña. /
Benjamín Crespo, Julián Pérez-Moneo, Paloma Serrano y Alain Saldaña.

CECILIA HERNÁNDEZ

La Seráfica Hermandad de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Agonía nació en el año 1926 como la hermandad de los comerciantes de Salamanca. Un carácter que el tiempo ha diluido pero que ahora se recupera con la organización del primer Concurso de Torrijas, certamen en el que colabora esta cofradía junto a la asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca, y que se presentó ayer en el Centro de Innovación Gastronómica de la plaza de Sexmeros, bajo el auspicio de la Cámara de Comercio.

Así, Benjamín Crespo, presidente de la institución cameral, aseguró que «a partir de hoy» la Cámara va a colaborar con la Seráfica Hermandad en todo lo posible y que incluso los acompañarán en las procesiones. Un modo de recuperar una relación que nació hace más de 90 años. De igual modo, Alain Saldaña reconoció que la Semana Santa es para la Asociación de Empresarios de Hostelería una «asignatura pendiente» y que este concurso encaja perfectamente con los actos de celebración del 40 aniversario de la asociación que preside. Y es que, además de la implicación con la Semana Santa, el concurso de torrijas tiene un lado solidario, ya que recaudará fondos para la asociación Ariadna, que trabaja con los afectados por el autismo y sus familias. Su presidenta, Paloma Serrano, asistió también a la presentación.

Por su parte, Julián Pérez-Moneo, hermano mayor de la hermandad del Cristo de la Agonía y del Perdón, aprovechó la presentación de este concurso para nombrar como hermana benefactora a la Asociación de Hostelería, en la persona de su presidente Alain Saldaña, que recibió emocionado la medalla de la cofradía. De igual modo, Pérez-Moneo recordó que desde hace años los pasos de las dos cofradías filiales, Agonía y Perdón, portan el lazo azul que es símbolo de la solidaridad con el autismo en sus procesiones del Jueves Santo y del Domingo de Ramos, respectivamente.

Once bares y restaurantes, nueve de la capital y dos de la provincia, participarán en este concurso, en el que un jurado especializado decidirá cuáles son las mejores torrijas, que se llevarán los trofeos de Torrija de Oro y Torrija de Plata.

 

Fotos

Vídeos