La Piedad de Palencia peregrina a San José

Los hermanos de la Piedad llegan a la iglesia de San José./Antonio Quintero
Los hermanos de la Piedad llegan a la iglesia de San José. / Antonio Quintero

Los cofrades refuerzan su preparación espiritual con la procesión franciscana de la Reconciliación

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

A buen ritmo, casi a paso de legionario, tan rápido que era necesario intercalar paradas solo para cumplir los horarios y no adelantarse en demasía. Así discurrió ayer la procesión de Piedad y Reconciliación, la segunda del ciclo de la capital palentina y que está organizada por la Hermandad Franciscana de la Virgen de la Piedad como un acto de preparación espiritual para los fieles palentinos.

Tiene esta procesión la particularidad de no mantener un recorrido fijo, sino que cada año se adentra en un barrio de la ciudad, para llegar a todas las parroquias. Ayer, el turno era para la iglesia de San José, con lo que toda la Calle Mayor se convirtió en escenario del desfile, que discurrió junto al instituto Jorge Manrique y calles del barrio del Campo de la Juventud y del Carmen hasta alcanzar el templo de San José. Allí, los sacerdotes confesaron a fieles y cofrades, en un acto litúrgico de preparación para vivir con mayor profundidad la Semana de Pasión.

El regreso hasta la iglesia de San Agustín, en la parte inicial de la Calle Mayor, estuvo también marcado por la velocidad que permite una procesión en la que únicamente desfila un paso, en esta ocasión la Virgen de la Piedad (Hermanos Martínez, 2004), que además se porta sobre una carroza con ruedas. A esto había que sumar también el escaso número de cofrades, ya que la Hermandad de la Piedad es una de las más pequeñas de Palencia y no atraviesa en estos días sus mejores momentos. Tampoco se sumaron demasiados hermanos de otras cofradías palentinas, con ausencia total (a excepción de la presidencia) del Santo Sepulcro, la Misericordia y Jesús Crucificado.