Palmas y sol para recibir a la 'Borriquilla' en Palencia

Los cofrades del Sepulcro empujan el paso de la 'Borriquilla'./Antonio Quintero
Los cofrades del Sepulcro empujan el paso de la 'Borriquilla'. / Antonio Quintero

Las calles de la capital palentinas se llenan para disfrutar del colorido de las nueve cofradías, que cedieron todo el protagonismo a los niños

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Miles de palentinos y visitantes se han echado a la calle para disfrutar del primero de los grandes desfiles procesionales de la Semana Santa de Palencia. Se trataba de la Entrada de Jesús en Jerusalén, conocida popularmente como la 'Borriquilla', por el paso que portan los hermanos del Santo Sepulcro, tallado en 1957 por Víctor de los Ríos.

La procesión del Domingo de Ramos es la más festiva de cuantas se organizan en la capital palentina, con una multitudinaria participación de cofrades, especialmente de las hermandades más antiguas, como la propia organizadora (Santo Sepulcro), la Vera Cruz o los nazarenos, estas dos cofradías con cuadros que han deslumbrado al público por la ingente cantidad de participantes.

Los cofrades desfilan con palmas amarillas, que permiten ofrecer un sorprendente atractivo en el momento final de la procesión, cuando la carroza de la 'Borriquilla' llega a la calle Lope de Vega, en donde se sitúa la sede de la Cofradía del Santo Sepulcro. En ese momento, al paso de Jesús, todos los hermanos agitan las palmas, generando un sonido muy particular y una gran plasticidad en la imagen.

En todo el desfile, el mayor protagonismo lo tienen siempre los más pequeños de las hermandandes, que participan de forma masiva, muchos de ellos todavía en brazos de sus padres. Esta circunstancia provoca además algunas de las escenas más entrañables de toda la Semana Santa palentina, declarada de interés turístico internacional.