Palencia recuerda las heridas de Cristo

Los cofrades de Jesús Crucificado transportan al Cristo./Marta Moras
Los cofrades de Jesús Crucificado transportan al Cristo. / Marta Moras

Los hermanos de Jesús Crucificado desfilan a hombros con la más antigua de las tallas palentinas

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

La Cofradía de Jesús Nazareno varió el rumbo musical de su procesión del Lunes Santo. Y así, por primera vez en largos años, la Banda Municipal no acompañó a los cofrades palentinos en su desfile por las calles del centro de la ciudad. Pero no se trató de ningún desacuerdo o de algún problema derivado de la baja del director titular de la banda, sino que fue un acuerdo previo a la intervención quirúrgica de Miguel Ángel Cantera, en el que los hermanos de Jesús Crucificado solicitaron al director de la Banda que ofreciese un concierto en la iglesia de San Francisco en los momentos previos a la salida de la procesión. Así se hizo ayer, y el magnífico Cristo atribuido a Alejo de Vahía (siglo XIV) desfiló acompañado por la banda de la Santísima Trinidad, con su emocionante sonoridad. No es el primer año que esta banda participa en la procesión de Las Cinco Llagas, ya que, como heredera de la antigua banda del Padre Nuestro, mantiene una excelente relación con los 'kostkas', nombre popular que los palentinos ofrecen a los hermanos de Jesús Crucificado.

La procesión arrancó, como viene siendo habitual en los últimos años con el acto de las vestición, un momento generalmente íntimo, que los cofrades quieren mostrar a los palentinos en un acto de acercamiento, que sirve además para explicar cada uno de los componentes de la indumentaria que visten los cofrades.

El Cristo, escoltado por una guardia de gala de la Policía Local, fue portado a hombros por tandas de ocho personas, entre las que figuraban hermanos de las diferentes cofradías, un circunstancia que ha arraigado con los años y que poco a poco quiere extenderse a otras procesiones en las que también se portan a hombros las imágenes. De ahí, los llamamientos en las últimas semanas realizados por cofradías como el Cristo de la Misericordia, que quiere sacar mañana su talla titular en andas.

Las Cinco Llagas tuvo ayer también como aspecto extraordinario la lectura de la tercera las llagas en la capilla de los Nazarenos, ya que el punto habitual del rezo, la Catedral, se encuentra cerrado por las obras de restauración, que afectan a buena parte del interior.