Los niños, protagonistas del Encuentro en Baltanás

Los niños, protagonistas de la Procesión del Encuentro. /Luis Antonio Curiel
Los niños, protagonistas de la Procesión del Encuentro. / Luis Antonio Curiel

Jesús Curiel y Cristina Camino fueron los octavos padrinos del Niño de Pascua

LUIS ANTONIO CURIELBaltanás

Baltanás ha vivido este domingo una jornada muy especial con la Procesión del Encuentro. Centenares de fieles se congregaron para presenciar esta Procesión, que desde 2006 se realiza en la Plaza de España, alargando de este modo el recorrido tradicional. Una de las notas más características de esta Procesión es el encuentro que se produce entre la Madre Dolorosa y el Niño de Pascua, siendo uno de los pocos pueblos de España que mantiene esta tradición. Los niños de la Cofradía del Nazareno son los encargados de portar a hombros la imagen del Niño, restaurado por la citada cofradía en el año 2002. Esta talla, del siglo XVIII, es muy querida por todos los baltanasiegos debido a su originalidad. Actualmente, se encuentra en el Museo del Cerrato Castellano y ha estado en diversas exposiciones de arte sacro.

El Niño de Pascua simboliza la relación que existe entre la Resurrección de Cristo y la vida nueva, la vida eterna, la inocencia, la pureza del alma triunfante de Jesús. Es también la idea de renacer, el triunfo de la vida sobre la muerte y el pecado. Además, en este día gozoso los hermanos del Nazareno portaron la Cruz procesional, que presidió el acto, y que contó con el redoble de tambores de la Banda de la Cofradía Nazareno hasta el momento del encuentro del Hijo con la Madre. «Para los niños y jóvenes es uno de los días más especiales, en el que rebosa la alegría de la Resurrección», destacó Cristina Pérez Valdés, miembro de la junta directiva de la Cofradía del Nazareno.

La talla del Niño de Pascua porta en la mano izquierda una cruz de plata con el escudo de la Cofradía y el banderín del Resucitado, mientras que con la mano derecha bendice a todos los fieles.

Continuando con la tradición del apadrinamiento que este año llega a su octava edición, los hermanos elegidos fueron Jesús Curiel Calleja y Cristina Camino Fombellida, por su entrega generosa y colaboración en favor de la Cofradía. Por este motivo, la Cofradía les obsequió con una placa conmemorativa del acto. «Pretendemos que este sencillo acto sirva para reconocer la labor de los diversos cofrades y sea un medio para renovar la ilusión de todos los hermanos», destacaron desde la Junta de Gobierno de la Cofradía. La idea es mantener este acto cada año y que los hermanos se vayan pasando el testigo. Además, los padrinos obsequiaron a todos los niños y jóvenes de la Cofradía con la mona de Pascua.

Por su parte, Miguel Lobo Carretón, párroco de la localidad, agradeció públicamente el trabajo y la colaboración de los diversos fieles, así como de las cofradías y hermandades. «Os doy las gracias por vuestro apoyo en cada una de las actividades realizadas y os animo a que sigamos trabajando juntos para que la Semana Santa y la vida parroquial sea muy fructífera para todos», señaló Lobo al finalizar la Eucaristía, que estuvo amenizada por el Coro Parroquial y el órgano barroco.

 

Fotos

Vídeos