Los usuarios reclaman más plazas en los autobuses entre Madrid y Segovia

Fotografía facilitada por la Plataforma VIBUS Segovia./E. N.
Fotografía facilitada por la Plataforma VIBUS Segovia. / E. N.

Denuncian que la concesionaria, Avanza, limita los servicios sin tener en cuenta la demanda

El Norte
EL NORTESegovia

Los usuarios habituales del servicio interprovincial entre Madrid y Segovia, que presta la empresa Avanza, denuncia la «insuficiencia de plazas disponibles en los trayectos de la tarde para el recorrido Madrid-Segovia».

Según denuncia la Plataforma de Usuarios VIBUS Segovia, la paciencia de los viajeros «está llegando al límite», pues las reclamaciones, además, no surten efecto. Según dicen en un comunicado de prensa, «un día sí y otro también, los usuarios nos vemos obligados a prolongar nuestra jornada laboral durante horas en la estación de autobuses de Moncloa».

Los perjuicios son evidentes, dicen. Además de prolongar el tiempo de estancia en Madrid, que hurtan a la conciliación de la vida laboral con la familiar, destacan los usuarios la imposibilidad de planificar los viajes, ya que hay días que no existen plazas en los autobuses del servicio de tarde hasta dos horas después del último que quedó completo.

La plataforma adjunta una fotografía en la que argumenta que «se puede comprobar que a las 16 horas ya no quedan billetes hasta las 18 horas para el trayecto Madrid-Segovia y hasta las 17,45 para el trayecto Madrid-San Rafael». Es decir, añade, «dos horas de espera que además de prolongar nuestra jornada de trabajo nos impide la atención a nuestros compromisos familiares, actividades formativas, etcétera».

Advierte la plataforma de viajeros que estos problemas «no solo existen por la tarde», ya que «hace unos días recibimos la queja de una usuaria porque ante una urgencia familiar, que le hacia desplazarse a un hospital de Madrid, se encontró con que no había ninguna plaza disponible en Segovia desde las 6,15 hasta las 9 de la mañana».

La empresa concesionaria Avanza, apunta la plataforma, «contesta a nuestras reclamaciones diciendo que su contrato no le obliga a reforzar servicios más allá de los mínimos establecidos». Por eso los usuarios se preguntan «a quién podemos dirigirnos» si, por una parte, «no le podemos pedir más a la empresa y por otra, el Ministerio de Fomento ha dejado a los ciudadanos indefensos ante un contrato que no ha sabido reflejar la demanda real». Y su conclusión es que «esto, señores, es un caos».