La tradicional becerrada de El Espinar, bajo intensa vigilancia

Los quintos posan con uno de los becerros. /Pedro L. Merino
Los quintos posan con uno de los becerros. / Pedro L. Merino

La Guardia Civil garantizó el cumplimiento de las normas tras la denuncia en San Rafael e intervino en un altercado

El Norte
EL NORTESegovia

La becerrada de los quintos de El Espinar se desarrolló ayer con más control de la Guardia Civil de lo habitual como consecuencia de la denuncia que la Junta de Castilla y León tramita por supuestas infracciones en la celebrada en San Rafael, a raíz de dos reclamaciones presentadas por organizaciones animalistas. Los agentes controlaron que en el callejón solo permanecieran las personas autorizadas para ello, que en ningún momento hubiera alcohol dentro del ruedo y que los menores de edad no saltaran al ruedo, ni siquiera para fotografiarse con los quintos.

A pesar del cumplimiento de las normas, la Guardia Civil tuvo que intervenir cuando dos espectadores taparon una cámara de televisión en repetidas ocasiones en el momento de matar a los becerros. Tras una pequeña trifulca, las dos personas fueron desalojadas del recinto para evitar que el enfrentamiento fuera a mayores.

El festival de quintos, junto al colorido de las manolas y el desfile de caballos, entretuvo a los asistentes en la plaza de toros de El Espinar. Durante la tarde se vieron buenas faenas con los tres astados lidiados y también destacaron los pares de banderilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos