«Tuvimos suerte de que llevaba el móvil y el casco, que quedó abollado del golpe que se pegó»

La sombra de un ciclista se refleja sobre el pavimento. /Efe
La sombra de un ciclista se refleja sobre el pavimento. / Efe

La madre del menor de 13 años que quedó atrapado entre una roca tras caerse de la bici asegura que fue la familia la que le rescató y teme que los bomberos le pasen la factura

QUIQUE YUSTESegovia

Todo quedó en un gran susto sin consecuencias, afortunadamente., pero la tarde del 21 de marzo será recordada durante mucho tiempo por una familia de Ortigosa del Monte. Como otros muchos días, el hijo de 13 años salió a dar una vuelta con su bicicleta por los alrededores del municipio. A unos 700 metros de su casa, en una calle sin asfaltar, sufrió una caída.odía moverse», explica su madre, que prefiere no identificarse. Tras comprobar que estaba atrapado, el chaval decidió llamar a Emergencias, que movilizó a la Guardia Civil y un camión de bomberos de Segovia. También alertó sus padres, que salieron inmediatamente en busca del menor. En un primer vistazo por la zona donde cayó no lo vieron, pero finalmente dieron con su paradero. Fueron ellos mismos quienes le ayudaron a incorporarse y a regresar a casa. «No le ha pasado nada, pero podía haber pasado. Tuvimos suerte de que llevaba el móvil y el casco, que quedó abollado del golpe que se pegó. Donde estaba metido, si no hubiera tenido el teléfono, no le hubiéramos encontrado», afirma la madre.

Como ya no era necesaria la presencia de los bomberos, volvieron a llamar a Emergencias para que se cancelase el desplazamiento de los bomberos, de la Guardia Civil e incluso de una ambulancia. Pero a pesar de la llamada, y según relata la madre, un camión de bomberos llegó hasta el domicilio de la familia. «Se interesaron por el niño y nos dijeron que tenían que dar aviso a la Diputación para que nos pasara la factura, que estoy segura de que me va a llegar», lamenta la progenitora, quien insiste en que fue la familia la que rescató al adolescente, «sin que fuera necesaria la ayuda de los bomberos o de los vecinos».