Segovia sustituirá 8.000 puntos de luz para reducir el consumo energético

Vista del alumbrado instalado en la avenida Padre Claret tras las construcción del aparcamiento./Antonio de Torre
Vista del alumbrado instalado en la avenida Padre Claret tras las construcción del aparcamiento. / Antonio de Torre

El nuevo plan de alumbrado de la ciudad requerirá un gasto de 1,1 millones de euros al año

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Un alumbrado de mayor calidad, más funcional y que genere menor contaminación lumínica se implantará en la ciudad gracias al nuevo Plan Director del Alumbrado Urbano y Ornamental del Conjunto Histórico de Segovia, que lleva gestándose varios años y ha pasado por varias vicisitudes. El Ayuntamiento ya ha elaborado el borrador del pliego de condiciones para la adjudicación del servicio. Tras más de dos años de retraso el objetivo es que salga a licitación en los próximos meses, cuando la Concejalía de Obras y Servicios ultime las modificaciones en el pliego.

La concejala de Obras, Servicios e Infraestructuras, Paloma Maroto, indica que es un momento complejo porque hay muchos pliegos importantes y complicados sobre la mesa que es necesario resolver de forma prioritaria, entre ellos los del transporte público urbano y el del servicio de recogida de residuos y limpieza.

El Ayuntamiento ya tiene el borrador del pliego de condiciones para licitar el servicio en los próximos meses

Por eso, aunque la iluminación de la ciudad es un tema fundamental, Maroto no se atreve a dar una fecha concreta para el cierre definitivo de las condiciones del contrato. Además, advierte de que las alegaciones que puedan presentar las empresas una vez que salga a licitación podrían retrasar el proceso, que ya se vio afectado en 2016 por los problemas surgidos para que la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl) pusiera en marcha el plan, pues el Consejo Consultivo regional rechazó esta posibilidad.

Más barato, más funcional

El contrato para la gestión integral del alumbrado, tanto urbano como ornamental, de la ciudad busca adecuar las instalaciones al Reglamento de eficiencia energética y al Plan Director, que se aprobó en febrero de 2015. Permitirá alumbrar más monumentos con un menor coste y resaltará detalles arquitectónicos que ahora pasan desapercibidos, mientras que en las calles de barrios y polígonos se apostará por una iluminación más funcional.

1,7 millones de euros es la cifra mínima de licitación de este Plan de Alumbrado, que en su desarrollo prevé un gasto anual de 1,1 millones

En total se renovarán cerca de 8.000 puntos de luz viales, que tendrán que atender a la normativa de calles y calzadas, y 22 en monumentos, aunque está previsto que la cifra de estos últimos aumente de forma considerable. En este caso, y a pesar de que Patrimonio aprobó el Plan Director, cada modificación de iluminación en monumentos requerirá de la aprobación de un proyecto concreto para cada zona.

El proyecto comenzará por la renovación de toda la instalación eléctrica. El objetivo es sustituir las viejas luminarias existentes e implantar iluminación led, de bajo consumo y larga duración. Para ello, el Ayuntamiento plantea en el pliego de condiciones un plazo de ejecución de un año para renovar el alumbrado urbano y de tres años para la parte ornamental. Aunque la duración del contrato será de entre 15 y 18 años, en función de la propuesta de la empresa.

El presupuesto de licitación del Plan de Alumbrado será superior a 1,7 millones de euros de partida. Además, el Ayuntamiento ha previsto una inversión anual que supera los 1,1 millones de euros. El objetivo inicial era que el ahorro de este nuevo sistema eficiente permitiese financiar totalmente la instalación y las mejoras que se fuesen acometiendo. Motivo por el que en un principio se había planteado seguir aportando la misma cantidad que ahora supone el alumbrado municipal, es decir, 900.000 euros al año.

«El reto era que no supusiese un incremento del gasto a las arcas municipales, pero la realidad nos ha puesto en nuestro sitio», señala. Tras constatar las necesidades del servicio y apostar por un incremento de los puntos a iluminar, así como por una alta calidad «no ha quedado otro remedio que aumentar el presupuesto previsto en algo más de 200.000 euros anuales», sentencia.

En cuanto al ahorro energético que supondrán todas estas mejoras del servicio, explica que dependerá de los puntos de luz y de los sistemas que se implanten y aunque algunas empresas ya han mencionado que podría llegar al 70%, a su juicio este sería el porcentaje máximo y sitúa un ahorro más realista por encima del 50%.

El pliego de condiciones contempla una serie de medidas obligatorias como la renovación de la instalación existente y plantea cinco lotes optativos, que recogen un total de 22 medidas para incorporar nuevas luminarias en diferentes puntos. La mesa de contratación otorgará una mayor puntuación a la propuesta de la empresa que incluya el máximo número de lotes.

Monumentos

Paloma Maroto asegura que este contrato pretende mejorar la calidad lumínica de la ciudad, pero también ampliar las zonas, puertas o detalles monumentales a iluminar, con el fin de transformar el paisaje nocturno de Segovia. Las empresas tendrán que hacer propuestas para los lotes que deseen, pero siempre siguiendo el orden de importancia establecido por los técnicos de vías y obras y patrimonio.

En el primero de los lotes, que se espera que incluyan todas las empresas interesadas en hacerse cargo del servicio, se encuentra la sustitución de los soportes de las luminarias de las fachadas, que son de estilo moderno y se pretende cambiarlos por otros más clásicos y más acordes con el entorno.

En el segundo, tercero y cuarto lote se detallan diferentes monumentos y áreas de la ciudad. Por ejemplo, en el número dos, que contempla la iluminación de once puntos, se encuentran la torre de la iglesia de San Miguel, la iglesia románica de San Clemente o la Casa de las Cadenas, situada en la Plaza del Conde Cheste.

Mientras que el tercer lote hace referencia a la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, el monasterio de Santa Rita, situado a escasos metros del nacimiento del Acueducto (en Coronel Rexach), o la iglesia de San Nicolás, del siglo XII. El quinto lote lo componen los jardines de los diferentes barrios.

Los porcentajes de evaluación para la adjudicación del proyecto serán el 51% de los criterios automáticos como la oferta económica, la reducción del plazo del contrato, el número de zonas a iluminar o las inversiones voluntarias y el 49% lo compondrán aspectos más subjetivos como la calidad de la propuesta.

El Ayuntamiento también se ha comprometido con los diferentes barrios a iluminar en cada uno de ellos un detalle que sus vecinos consideren relevante. Para ello, los técnicos han consultado a las diferentes asociaciones y han elaborado una lista que se incluirá en el pliego definitivo. La mayoría de los barrios han seleccionado la iglesia, entre ellos, Madrona, Perogordo y Zamarramala, aunque algunos han optado por otros elementos emblemáticos como en el caso de San Millán, que ha escogido su renovada pirámide, o en Revenga el Monumento a los Gabarreros.

Calidad y energía 100% renovable

Maroto lamenta el retraso que ha sufrido este proyecto, sin embargo, reconoce que este tiempo ha servido para aprender de los errores que han cometido en muchas ciudades pioneras. «Algunas lo han querido hacer muy rápido y no han primado la calidad, por lo que se ha ejecutado el cambio de instalación eléctrica con materiales malos que están dando muchos problemas», comenta. Segovia quiere ir un paso por delante y evitar que lo barato acabe saliendo caro. Por eso, una de las premisas indispensables del pliego de condiciones es la necesidad de garantizar la calidad de los materiales y del servicio técnico.

Una pauta que, según la concejala, también será beneficiosa para la adjudicataria, ya que, además, de la ejecución se encargará del seguimiento, mantenimiento y reparaciones de toda la instalación durante los años que dure el contrato, por lo que le interesará lograr la mayor eficacia y eficiencia. Asimismo, deberán de encargarse de las inspecciones y de la emisión de informes periódicos.

Otra de las condiciones que ha impuesto, tras consultar a los técnicos municipales y comprobar la viabilidad, es que el suministro eléctrico debe de ser 100% renovable. «Tienen que ofrecer garantías de sostenibilidad y para ello es necesario que sea una energía limpia porque el Ayuntamiento, como institución pública, tiene que dar ejemplo y comprometerse con el medio ambiente», argumenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos