El pueblecito segoviano de Sigueruelo cierra su único bar

Comida popular de homenaje a los propietarios del bar. /D. R.
Comida popular de homenaje a los propietarios del bar. / D. R.

Los vecinos rinden homenaje a los dueños de la última taberna del pueblo, que echa el cierre tras más de treinta años

DAVID RUIPÉREZSigueruelo

Vecinos y amigos de Sigueruelo –pequeña localidad de menos de 30 habitantes perteneciente a Santo Tomé del Puerto– han ofrecido un sentido homenaje popular a los dueños del mítico bar La Fuente, Mercedes Lobo y Virgilio Grande, que cierra sus puertas por jubilación de los propietarios tras más de tres décadas de vida. Casi un centenar de personas han celebrado una comida popular para agradecer a Mercedes y Virgilio su dedicación en estos años en los que el Bar La Fuente ha sido punto de reunión y encuentro para niños y mayores, sobre todo en los fines de semana y meses de verano. El local ha sido testigo de la historia de este pequeño pueblo y de las penas y alegrías de sus habitantes y visitantes. Escenario de eternas partidas de brisca y tute, un lugar donde la cerveza siempre se sirve fría, acompañada de sus tapas clásicas como los boquerones en vinagre y los torreznos de Mercedes. Sin el bar, los niños de Sigueruelo se quedan sin un local donde comprar chucherías mientras que los adultos, muy a su pesar, tendrán que desplazarse a Siguero, Casla, Prádena o el propio Santo Tomé para poder picar algo o tomar el aperitivo. El bar era también punto de información turística de senderistas o ciclistas que visitan la zona para conocer enclaves como la célebre Enebra de Sigueruelo o la Cueva del Ranchón. Un gran vacío que escenifica la pérdida de servicios en la España más despoblada donde abrir un negocio es una aventura arriesgada.

Tras la comida de homenaje, los vecinos han mostrado su cariño a Mercedes y Virgilio con el regalo de un viaje con estancia en un hotel en el destino que elijan. Los dueños del bar han recibido el detalle visiblemente emocionados. «Ha sido una gran sorpresa, nos ha hecho muchísima ilusión. Hemos compartido tantos momentos importantes con todos vosotros, ver crecer a vuestros hijos, tantas tertulias, tantas partidas de cartas... Aquí seguiremos, porque el bar es nuestra vivienda, compartiendo momentos especiales. Aunque ya no estemos al otro lado de la barra, nuestra casa estará siempre abierta para los amigos», ha declarado Mercedes Lobo.