Guillermo Hermoso de Mendoza sale a hombros como triunfador de la última tarde de Cuéllar

Un lance de la rejoneadora Lea Vicens. /David Muñoz
Un lance de la rejoneadora Lea Vicens. / David Muñoz

Los toros de Hermanos Sánchez Herrero dieron poco juego y no permitieron lucirse a los jinetes Pablo Hermoso y Lea Vicens

DAVID MUÑOZ QUEVEDOCuéllar

Con tres cuartos de plaza se lidiaron toros de Hermanos Sánchez Herrero mansos y con pocas opciones para los jinetes. Guillermo Hermoso de Mendoza, que logró dos orejas de su segundo oponente, fue el triunfador de la tarde y salió a hombros del coso cuellarano al finalizar la corrida de rejones que puso fin a la feria de agosto, un festejo que fue aplazado el lunes por la intensa tormenta.

Para abrir plaza, Pablo Hermoso de Mendoza no tuvo fortuna en el sorteo y le tocó el peor lote. Con su primero, un toro manso y carente de fuerza, al que solamente le colocó un rejón de castigo. Lo intentó con su caballo 'Ilusión' en banderillas de todas las formas posibles pero el toro no ayudaba nada. Sacó a 'Donatelli' para intentar calentar al público con sus piruetas, pero ni con esas fue posible. Con su segundo toro decidió sacar a 'Jíbaro' de inicio colocando dos buenos rejones de castigo. Tras cambiar el tercio, salió al ruedo con 'Berlín', con el que toreó a caballo, llevando al toro a dos pistas y cambiando el sentido de la marcha por los adentros lo que hizo enloquecer al público.

Tanto con 'Berlín' como con 'Janucá' puso Pablo Hemoso buenas banderillas, de buena ejecución y colocación. Para finalizar, entró en el ruedo 'Alabama', montura con la que colocó dos banderillas cortas de mucho mérito, pero con el rejón de muerte no estuvo afortunado el navarro, pinchando varias veces. Tras dos medios rejones acabó con el astado escuchando algunos pitos. Tarde desafortunada de jinete navarro.

Sin lucimiento

Lea Vicens, recibió a su primero, un toro parado y sin excesivo celo, con 'Bach', con el que colocó dos rejones de castigo sin ningún lucimiento. En banderillas optó por 'Dilubio' llevando al toro con la grupo y a dos pistas muy toreado, colocó varias banderillas de mérito y en el sitio. Con 'Bazuka' colocó una gran banderilla al quiebro de mucho mérito y exposición. Puso dos rosas teniendo que hacer todo la amazona, pues el toro al final de faena era un marmolillo. Pinchazo, rejón trasero y varios golpes de descabello se llevaron la opción de cortar algún trofeo.

Con el quinto de la tarde, a la postre el mejor del festejo, Vicens colocó dos rejones de castigo, cayendo uno de ellos al suelo. En banderillas sacó a 'Gacela', colocando dos espectaculares banderillas al quiebro muy ajustados. Siguió en esa línea con variedad de suertes y mucho temple, haciendo las cosas muy bien y conectando con el público asistente. Finalmente, el toro se sintió superado y se acabó rajando, buscando los chiqueros, por lo que tras colocar una rosa, la rejoneadora tuvo que desistir e irse a por el rejón de muerte, fallando en un primer intento para posteriormente dejar uno entero trasero que junto a un certero golpe de descabello acabó con el animal.

Guillermo Hermoso de Mendoza, el triunfador numérico de la tarde, inició la faena al tercero de la lidia con dos rejones de castigo de excelente colocación. Puso luego dos buenas banderillas al quiebro con 'Brindis'. Siempre tratando de hacer las cosas bien, el menor de los Mendoza, intentó encelar al toro, que no ayudaba nada, pero fue un imposible, carecía del mínimo punto de casta. Hubo algo que no gustó del joven navarro, y es que estuvo ayudado en exceso por los peones, sin tratar de colocar al toro ni una sola vez.

Con 'Pirata', uno de los caballos estrella del padre, y que se encuentra muy cómodo en las cercanías del toro, colocó tres excelentes banderillas cortas. Mató Guillermo de un rejonazo trasero y varios descabellos por lo que perdió la opción de trofeo. Con el que cerraba tarde, puso un par de rejones de castigo de excelente colocación con 'Barrabás'. En banderillas se colocó en todo momento al toro cosa que se agradece. Muy atento siempre a los consejos de su padre, nuevamente acabó sacando a 'Pirata' para las distancias cortas colocando dos rosas exponiendo mucho y banderillas a dos manos con mucho mérito aunque de mala ejecución.

GuillermoHermoso de Mendoza pinchó en el primer intento por las prisas, pero con un gran rejonazo en la segunda pasada tumbó a su oponente. Le valió para cortar dos orejas y abrir la puerta grande de la plaza de toros de Cuéllar.