La glorieta entre Vía Roma y San Gabriel ya se llama Melitón Martín

María José García (i), Marisa Delgado, Clara Luquero y Juan Luis García Hourcade, en la glorieta./El Norte
María José García (i), Marisa Delgado, Clara Luquero y Juan Luis García Hourcade, en la glorieta. / El Norte

El reconocimiento a la figura del ingeniero, escritor y político ha partido de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce

El Norte
EL NORTESegovia

La glorieta situada entre la confluencia entre la avenida Vía Roma y la calle San Gabriel, cerca de la fábrica de loza La Segoviana, que puso en marcha Melitón Martín en 1861, tiene desde ayer el cartel con el nombre de este ingeniero y empresario segoviano. La alcaldesa, Clara Luquero, acompañada de las concejalas Marisa Delgado y María José García y del académico de San Quirce Juan Luis García Hourcade, acudió ayer a la rotonda para descubrir la placa.

Este reconocimiento lo ha hecho el Ayuntamiento de Segovia en respuesta a la propuesta realizada por la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, institución que apostó por reivindicar la figura de Melitón Martín, presente en el callejero desde 1892 hasta 1990. Ahora, quien fuera ingeniero, escritor y político segoviano está presente de nuevo en el nomenclator de la ciudad, en la glorieta de Vía Roma y San Gabriel, de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento de Honores y Distinciones del Ayuntamiento, que recoge en su artículo 41 la denominación de edificios, calles, vías y plazas públicas a personas y entidades que realicen acciones singulares y en beneficio del municipio, haciendo que así perduren en la memoria de los ciudadanos.

En estas circunstancias se encuentra la figura de Melitón Martín, ingeniero, escritor, divulgador y político segoviano, que nació en Segovia en 1820 y murió en Madrid en 1886. Estudió ingeniería en Londres, donde se trasladó su familia. A su regreso no le convalidaron su titulación extranjera, pero su conocimiento de inglés, francés, italiano y alemán le permitieron ocupar un puesto ministerial durante cinco años. En su biografía consta que en 1856, cuando volvió a la ciudad tras trabajar en el proyecto de ferrocarril Madrid-Irún, trabajó para proyectar y avalar la vía férreapor Segovia de la línea norte, en clara pugna con Ávila, que le lleva a publicar estudios en defensa de esta alternativa, estableciendo una colaboración que no cesará hasta 1880.

En 1881 fue elegido Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y, en política, representó a Segovia como diputado en Cortes entre 1860 y 1863 (durante el reinado de Isabel II), y en 1872, durante el Sexenio Democrático. Como escritor, destaca su gran trayectoria con obras de corriente sociopolítica y filosófica.

 

Fotos

Vídeos