Fomento se da seis meses para alejar los camiones de San Rafael

Embotellamiento de tráfico en la travesía de San Rafael. /Pedro Luis Merino
Embotellamiento de tráfico en la travesía de San Rafael. / Pedro Luis Merino

El Ministerio asume el compromiso con la alcaldesa de El Espinar, Alicia Palomo, de bonificar el desvío obligatorio

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El Ministerio de Fomento da un paso adelante para solucionar el grave problema de seguridad vial que sufre la población de San Rafael por culpa de la peligrosidad que entraña la travesía. Desde la semana pasada existe el compromiso del Gobierno central. Ese deber que asume el Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez con el Ayuntamiento de El Espinar, cuyo gobierno tiene el mismo color político, se concreta en el desvío bonificado del tráfico pesado, una medida que se llevan barruntando desde tiempo y que ahora tiene visos tomar forma.

Así lo ha confirmado la alcaldesa de la villa segoviana, Alicia Palomo. Además, ese compromiso viene acompañado de un plazo. El secretario general de Infraestructuras del Ministerio, Javier Izquierdo, transmitió a la regidora que ese desvío incentivado hacia el trazado de la autopista AP-6 para los camiones que ahora circulan por la polémica travesía se hará «en un tiempo no superior a los seis meses», indica la alcaldesa. Ese horizonte colocaría el anhelado desvío en la antesala de las elecciones autonómicas y municipales.

Pero hay más razones para las «buenas sensaciones» que le dejó a Palomo la entrevista con el titular estatal del departamento de Infraestructuras. La alternativa de la derivación bonificada del tráfico pesado que se había sopesado era opcional para los transportistas. Sin embargo, el compromiso adquirido por el Ministerio de Fomento en el encuentro de hace seis días «implicaría el paso obligatorio por la autopista» para alejarse y no pisar el trazado urbano de la nacional N-VI por San Rafael, añade la alcaldesa.

En la reunión, a la que también asistió el secretario general del PSOE en la provincia y procurador regional por Segovia, José Luis Aceves, Alicia Palomo volvió a dejar claro la necesidad de adoptar «medidas urgentes para solucionar cuanto antes» el problema de seguridad vial que supone la travesía de San Rafael. El pasado mes de septiembre, sin remontarse mucho más lejos, la sociedad espinariega recordaba a Manuel Gea en el primer aniversario de su muerte, quien perdió la vida arrollado por un camión cuando circulaba en bicicleta.

El coste

La inmediatez que asume el Ministerio de Fomento con ese plazo de seis meses y la obligatoriedad de que todos los camiones se desvíen por la autopista son razones que invitan al optimismo de la regidora. Sin embargo, en la entrevista no se especificó el montante que acarreará la bonificación. Alicia Palomo señala que el Gobierno central «lo tiene bastante avanzado», a tenor de las palabras que le transmitió el secretario general de Infraestructuras.

En relación a ese estudio sobre el impacto económico y del futuro acuerdo que se deberá suscribir con Castellana de Autopistas, del grupo Abertis, que es la actual operadora que explota la gestión de la AP-6, la otra parte implicada en la búsqueda de una solución a la travesía, que no es otra que la Junta de Castilla y León, ya bosquejó a principios de este año el coste que podría tener la aplicación del desvío bonificado para vehículos de cuatro ejes.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, habló en enero de «una cuantificación económica con unos niveles muy altos, lo que lo hace difícilmente asumible».

Ese elevado gasto se situaría en la horquilla entre los 12 y los 19 millones de euros anuales, en función de los informes técnicos, anticipó entonces el titular autonómico. Un desembolso muy por encima del que acarrea, por ejemplo, el desvío aprobado para la N-120 en Astorga (León) a través de la autopista AP-71, cuyas bonificaciones representan un coste de cerca de dos millones de euros.

Por su parte, Palomo confía en el compromiso de inmediatez del representante del Ministerio de Fomento y en el mensaje de que el estudio económico está avanzado. Sin embargo, también es consciente, y así se lo hizo saber a Javier Izquierdo, que sacar a los camiones del trazado urbano de la N-VI tiene que ser solo el primer paso, el más perentorio, de un proyecto definitivo que acabe con el tráfico rodado por la travesía: la variante de San Rafael.

«Paralizado»

El desvío de los camiones «se notará sobre todo de lunes a viernes, pero aún tenemos el problema de los fines de semana», en referencia al «desorbitado» tránsito de vehículos que soporta esta vía. Palomo llama la atención sobre la elevada intensidad media diaria de tráfico. Por este tramo transitan cada día unos 12.000 vehículos. De ahí que sea «fundamental que se adopte una solución definitiva al respecto para que los vecinos de El Espinar, y en concreto de San Rafael, no tengan que estar expuestos a una inseguridad permanente, así como a una merma importante de la calidad de vida», insisten fuentes del Partido Socialista Obrero Español de Segovia.

Por su parte, la alcaldesa ha reiterado las críticas a la anterior administración gobernada por el Partido Popular (PP) a la que vuelve a responsabilizar del «fracaso» y de «la paralización» que arrastra la propuesta de construcción de la variante de San Rafael.

Cabe recordar que el Ministerio de Fomento habilitó en los Presupuestos Generales del Estado de este año una cuantía significativa de 1,5 millones de euros con el objetivo de, al menos, poner en marcha el citado proyecto de la variante. Para 2019 hay previstos 10,6 millones más; y para dentro de dos años, hay asignados 20,1 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos