Los escaladores ya pueden volver al rocódromo de La Albuera

Un grupo de niñas practica la escalada en el rocódromo de La Albuera./Ó. Costa
Un grupo de niñas practica la escalada en el rocódromo de La Albuera. / Ó. Costa

Tras los últimos trabajos de acondicionamiento, los deportistas podrán utilizar desde el 18 de marzo la zona de bloque y una de las zonas de vías

El Norte
EL NORTESegovia

El rocódromo municipal de Segovia está listo para volver a recibir a los deportistas. A partir del lunes 18, esta instalación, situada en la Ciudad Deportiva de La Albuera, volverá a estar a disposición de los clubes de montaña segovianos. A falta de completar los trabajos de adecuación, el rocódromo está preparado para que los aficionados a la escalada puedan practicar su deporte, pudiendo aprovechar así las condiciones meteorológicas actuales y la entrada de la primavera.

Desde el lunes 18 de marzo podrán utilizar de nuevo la zona de bloque y una de las dos zonas de vías de esta instalación. Queda pendiente finalizar el acondicionamiento en la segunda zona de vía, para lo que será necesario colocar una línea de vida en la parte superior del rocódromo que hará posible que esos trabajos se puedan realizar en condiciones de seguridad, informa el Ayuntamiento. El Instituto Municipal de Deportes pretende que acometer esos últimos trabajos a lo largo de la primavera.

Las obras de reparación y adecuación del rocódromo municipal comenzaron el pasado septiembre. Además de la limpieza y repintado de la estructura, han sido instalados dispositivos antiaves, canalones y bajantes con el fin de evacuar la mayor parte de la humedad de la estructura. Igualmente, se han creado dos accesos al interior del rocódromo, uno para las vías y otro para el boulder.

También han sido subsanadas las fisuras y grietas de las superficies escalables, reparadas las cubiertas del boulder y de las vías y revisada toda la tornillería estructural específica para el aseguramiento en la escalada. Con estas obras, la instalación municipal, construida en el año 2010, se ha adaptado a la normativa vigente.