Diez empresas quieren instalarse en Villacastín para crear 278 empleos

Parcelas que componen el polígono Valdeherrera de Villacastín. /Antonio de Torre
Parcelas que componen el polígono Valdeherrera de Villacastín. / Antonio de Torre

Lonypack, compañía pionera, creará 150 puestos de trabajo cuando acabe su primera fase

ÁLVARO GÓMEZVillacastín

El proyecto del polígono industrial Valdeherrera situado en Villacastín toma forma y ya sirve de sede para grandes empresas que han decidido apostar por una zona próxima a Madrid, Ávila y por supuesto Segovia. El primer grupo en establecerse en este parque empresarial ha sido Lonypack Global, especializados en loncheado y envasado de productos cárnicos y derivados lácteos que, con una inversión de doce millones de euros, dará empleo a 150 personas. Esta empresa ya está realizando sus obras en el polígono, que cuenta con una superficie de 594.730 metros cuadrados, la mayor parte destinada a las 190 parcelas industriales y con dos que estarán dedicadas al sector comercial. Hasta el momento, aparte de Lonypack, han llegado otras nueve solicitudes de empresas para ubicarse en el polígono de Villacastín, proyectos que si finalmente se concretan generarán en conjunto 278 empleos y la ocupación de 183.000 metros cuadrados, el 30'8% de la superficie total.

Para conseguir poner en marcha el polígono, la Junta de Castilla y León ha aportado 20 millones de euros, una inversión «muy importante» para el gobierno regional según indicó Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda. «Tiene una ubicación fantástica, yo creo que va a tener éxito», confesó. Durante su visita a las obras, la consejera agradeció a Lonypack por ser «la empresa tractora de otras que se quieran instalar en el polígono», refiriéndose a que existen compañías proveedoras o clientes que pueden estar ahora interesadas en instalarse en el polígono Valdeherrera por la presencia de esta gran empresa, que podrá empezar a funcionar en el mes de enero.

La primera fase de la obra, que ocupa una superficie de 12.000 metros cuadrados y supone para la empresa una inversión de 7.640.000 euros, acabará la semana que viene según lo previsto. Y el objetivo es que en menos de un semestre algunas de las salas ya empiecen a funcionar. Cuando esta fase esté a pleno rendimiento, la empresa dará trabajo a 150 personas de «empleo nuevo» según declaró Jorge Fuentes, director general y financiero de Lonypack. «No vamos a trasladar trabajadores de nuestras fábricas de Salamanca a aquí», anunció. En este sentido, el consejero delegado de la compañía, Rafael Agudo, apostó por ayudar a Jesús Grande, alcalde de Villacastín, «que ha pasado algún día sin dormir por su empeño de que el pueblo tuviera una tasa de paro cero».

De los 150 empleos, el 87% serán técnicos de fábrica, puesto para el que no se requerirá título y que contará con formación por parte de la empresa. El 4% lo ocuparán cargos intermedios, sobre todo ingenieros y en especial industriales. Los técnicos de mantenimiento supondrán el 2% de la plantilla y alguno de estos puestos también requerirá la titulación de ingeniería. Otro 2% serán los puestos de contabilidad y el 3'5% pertenecerá al proceso de control de calidad, puesto que requerirá titulaciones muy diversas como químicos, farmacéuticos o veterinarios. El resto (1,5%) son los cargos de alta dirección. La segunda fase de las obras, que se realizará «según las condiciones del mercado», es decir, dependiendo de la demanda que tenga la empresa, supondrá ampliar la fábrica hasta los 34.000 metros cuadrados de superficie y aumentará el presupuesto hasta los doce millones de euros. Esta ampliación también generará más empleo, pues la empresa establece su tope en los 250 trabajadores.

Jorge Fuentes quiso recordar que Lonypack es una empresa familiar que pretende desarrollar su negocio en la región. «Últimamente, en general en España, llegan muchas empresas que lo que hacen es coger subvenciones, crear expectativas de empleo que a lo mejor luego no cumplen y en cuanto algo no les gusta, se van», exclamó. Fuentes indicó que su compañía solo tiene «una bala de oro», pues cuentan con los recursos económicos y financieros para desarrollar el proyecto, y «si fallamos nos quedamos sin munición». «Apostamos todo nuestro patrimonio a esta bala y haremos el mayor esfuerzo posible porque nos jugamos nuestro futuro y el de nuestros hijos», declaró.

A la espera de la fibra óptica

El nuevo polígono industrial de Villacastín ya cuenta con todos los servicios necesarios para poder desarrollar actividad industrial. Todos menos uno, que posiblemente sea de los más importantes a la hora de atraer a nuevas empresas. Valdeherrera no tiene fibra óptica por el momento según indicó Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda, aunque ya avanzó que en un futuro podrá contar con este servicio. «Las compañías suministradoras, en este caso las instaladoras de fibra óptica, no suelen hacerlo hasta que el polígono tiene una cierta ocupación», explicó. La consejera indicó en este sentido que a las propias suministradoras no les sale rentable realizar la instalación hasta que la zona no está medianamente ocupada. Pilar del Olmo aclaró que la Junta de Castilla y León, en concreto la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, prepara una línea de ayudas para instalar fibra óptica en todos los polígonos de titularidad pública y privada. Los titulares de estas zonas industriales podrán acogerse a esta subvención para que a las compañías de fibra les resulte rentable la instalación. En cuanto al resto de servicios, el polígono Valdeherrera de Villacastín «tiene electricidad y agua, cuenta con todos los servicios excepto fibra óptica, y evidentemente cuando haya más empresas, se podrá acoger a las ayudas que va a convocar la Junta de Castilla y León».

Quien también ha hecho una apuesta con el proyecto del polígono es el alcalde de Villacastín, quien destacó que «cuando hay fuerza y voluntad, casi todos los obstáculos se pueden superar». Ahora Jesús Grande mira al futuro, que antoja «prometedor» por la posibilidad de crear puestos de trabajo para la gente de su pueblo y de las localidades más cercanas e incluso de Segovia.

El sector en la región

Pilar del Olmo celebró la inauguración del polígono de Valdeherrera, promovido por el Instituto para la Competividad Empresarial (ICE), ya que supone una ampliación de la oferta de suelo industrial de Castilla y León. La consejera destacó que la primera gran empresa que se instala en esta zona cuenta con una ayuda de la Junta de tres millones de euros y agradeció que con dos bases en Salamanca, decida ahora ampliar su negocio en la provincia de Segovia. «A pesar de las malas noticias de una empresa que tiene baja catadura moral como es Vestas, afortunadamente hay otras como Lonypack que apuestan por Castilla y León y crean empleo».

Pilar del Olmo declaró que a pesar de lo sucedido con la empresa danesa ubicada en la localidad leonesa de Villadangos, el sector industrial en Castilla y León es «pujante». «Se demuestra en que desde el año 2010 hay 25.000 ocupados más en el sector industrial y además ha crecido más de un punto el peso en relación con nuestro PIB». Aunque Castilla y León se conozca como una comunidad mayoritariamente rural, del Olmo considera que también es industrial por la importancia que tiene el sector en relación con otros en cuanto a la generación de empleo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos