Conmoción y estupor en Santa María la Real por el hallazgo de un joven herido en la cabeza en Segovia

Vista de la muralla norte de Segovia en la entrada a la zona del jardín Miguel Delibes. /Antonio Tanarro / El Norte
Vista de la muralla norte de Segovia en la entrada a la zona del jardín Miguel Delibes. / Antonio Tanarro / El Norte

Carlos Sacristán, de 22 años, es muy conocido y apreciado en la localidad, donde este año llevó la gestión del bar de la piscina municipal

QUIQUE YUSTESegovia

La Policía Nacional investiga las extrañas circunstancias que rodean el hallazgo, herido de gravedad, del joven Carlos Sacristán Valle, de 22 años y vecino de Santa María la Real de Nieva. El joven fue encontrado semiinconsciente por una mujer que paseaba a su perro en la mañana del jueves en el Paseo del Obispo, en la zona del Jardín de Miguel Delibes, junto a la muralla norte de Segovia que mira al paseo de Santo Domingo de Guzmán. Permanece ingresado en estado grave en el Hospital Río Hortega de Valladolid, aunque evoluciona favorablemente. La Policía investiga las posibles causas del suceso, aunque por el momento no hay pistas que apunten a una en concreto, según informó la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín.

Noticias relacionadas

La noticia ha causado consternación y estupor en Santa María la Real de Nieva, donde el joven es muy conocido y apreciado por su implicación en la vida social y cultural de la localidad. El alcalde, Jaime Pérez, expresó, en nombre de la Corporación y de todos los vecinos, el deseo de que se recupere pronto. Pérez señaló que Carlos es «una persona muy agradable, un chico majísimo, trabajador, tranquilo y muy activo», siempre dispuesto a colaborar con la asociación cultural y muy implicado con el municipio, donde este verano llevó la gestión del bar de la piscina municipal. Además, pertenece a una familia muy conocida en Santa María la Real, ya que durante muchos años los padres tuvieron el bar del pueblo.

El joven está hospitalizado en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, donde permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos desde la tarde del jueves con un traumatismo craneoncefálico grave y en coma inducido, como parte del tratamiento habitual en estos casos. Según explicaron varios de sus amigos, sufre además un coágulo cerebral, la fractura de una muñeca y fuertes traumatismos en la parte superior del rostro.

El hallazgo del joven se produjo a primera hora de la mañana del jueves. En un primer momento, la vecina que lo encontró no se dio cuenta de que estaba herido y pensó que podría estar bebido. No fue hasta su regreso al lugar, minutos más tarde, cuando vio que el joven permanecía en el mismo sitio y sobre un charco de sangre, motivo por el que llamó a los servicios de emergencia pasadas las nueve de la mañana. Hasta el lugar se desplazaron agentes de la Policía Local, de la Policía Nacional y efectivos del Servicio de Emergencias 112, que tras encontrar a la víctima en estado semiinconsciente procedieron a su traslado al Hospital General de Segovia. Debido a la gravedad de sus heridas, a primera hora de la tarde del jueves fue trasladado a Valladolid.

Otro suceso extraño ocurrido dos meses antes

El suceso que mantiene hospitalizado al joven Carlos Sacristán se produce tres meses después de que una joven italiana apareciera también gravemente herida a los pies de la muralla tras caer desde una altura de quince metros en el mirador del Postigo, junto al Acueducto de Segovia. La chica, estudiante de la Universidad de Valladolid (UVA) en Segovia, fue trasladada también al Hospital Río Hortega de Valladolid.

Como consecuencia del brutal impacto al precipitarse desde la muralla, la joven sufrió fracturas en ambas piernas y en la región maxilofacial, además de un traumatismo craneoencefálico. La Policía Nacional logró identificar a la joven desbloqueando su teléfono –cuando fue localizada no llevaba ninguna documentación, solo unas llaves y un móvil–, lo que permitió contactar con su familia. La investigación posterior confirmó que la caída de la joven italiana fue accidental, sin que intervinieran otras personas.

Si bien en un primer momento se pensó que el joven podía haber caído de la muralla, la Subdelegación del Gobierno informó que «todas las hipótesis están abiertas». De hecho, fuentes cercanas al círculo de amigos barajaban ayer la posibilidad de una agresión al joven, muy conocido también en la capital segoviana por su trabajo en una discoteca. Pero ni la policía ni la Subdelegación confirman esta posibilidad porque aún «no hay ninguna pista concreta», indicó Lirio Martín.

Cumpleaños

Horas antes del suceso, Carlos estuvo celebrando su cumpleaños (sopló 22 velas el miércoles día 5) en el centro de Segovia. Amigos que estuvieron con él durante la noche confirmaron que no tuvo ningún problema o enfrentamiento con nadie y que no estaba en estado de embriaguez. La última vez que lo vieron fue pasadas las cinco de la madrugada en una conocida discoteca de la plaza de la Rubia, en la que decidió quedarse un rato más junto a varios conocidos.

Lirio Martín explicó que el joven «no ha podido decir nada concreto» sobre las causas de sus lesiones porque está ingresado con coma inducido y «no hay datos por ahora sobre una agresión». Agentes del Cuerpo Nacional de Policía tomaron muestras en el lugar donde fue encontrado, pero de la inspección ocular y de las primeras pesquisas, insistió la subdelegada del Gobierno, «no hay ningún indicio que apunte a nada concreto, ni a un accidente ni a una agresión».

 

Fotos

Vídeos