La conexión de la SG-20 con la AP-61 se reabrirá la primera semana de marzo

Máquinas excavadoras y camiones trabajaban este lunes en el tramo del desdoblamiento de la SG-20 cercano a la conexión con la AP-61./Antonio de Torre
Máquinas excavadoras y camiones trabajaban este lunes en el tramo del desdoblamiento de la SG-20 cercano a la conexión con la AP-61. / Antonio de Torre

La Subdelegación del Gobierno en Segovia espera que «a finales del verano» esté terminado el trazado occidental sentido Madrid

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La delegada del Gobierno en Castilla y León anunció este lunes la nueva fecha prevista para reabrir la conexión de la circunvalación con el tramo de la autopista AP-61 en sentido San Rafael y Madrid. Será «la primera semana de marzo», ha avanzado Virginia Barcones. Miles de conductores estarán muy pendientes de este nuevo plazo que maneja la Administración central, cuya máxima responsable en la comunidad autónoma espera y desea que sea el definitivo después de las dilaciones que han pospuesto la reapertura de este enlace en el trazado occidental del desdoblamiento.

Esa tardanza ha prolongado también el malestar de los usuarios de la vía, principalmente los transportistas, obligados a alargar el recorrido debido al desvío establecido hasta la rotonda de Perogordo, donde los conductores pueden dar la vuelta para incorporarse a la autopista a través del vial del Centro de Transportes, que también permite la entrada al polígono de Hontoria.

Además de ratificar la fecha facilitada por Virginia Barcones, la subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín, ha precisado por su parte que en los contactos permanentes que se mantienen con la empresa Azvi, adjudicataria de este tramo, y a tenor de las recomendaciones de los técnicos, se decidió aplazar el anterior plazo que situaba la reapertura de la conexión de la SG-20 hacia Madrid en los estertores del pasado enero. El objetivo de los responsables de la obra en la circunvalación no era otro que el de sortear en el calendario las inclemencias meteorológicas propias de la plenitud del invierno y que son adversas para agilizar el pavimento fragüe, ha explicado la subdelegada del Gobierno.

Alivio para la capital

Lirio Martín va un paso más allá. Consciente de que los plazos los carga el diablo y que una infraestructura de esta envergadura está sometida a imprevistos que pueden retrasar su puesta en servicio, anticipa que el tramo occidental del desdoblamiento podrá estar terminado «de aquí a finales del verano». A favor de esta obra juega el grado de ejecución que presenta a día de hoy y que, a pesar de la demora en la reapertura del enlace con la AP-61. Según revela Lirio Martín, «tres cuartas partes» de esta parte del trazado ya está realizadas.

La vuelta a la normalidad de esta salida de la ciudad en sentido Madrid y hacia la carretera N-603, cortada el pasado verano, contribuirá a aliviar el tráfico que ha padecido la capital segoviana, que en los últimos meses se ha visto saturado en varias ocasiones. Los datos manejados por la Policía Local de Segovia ponen de manifiesto que la circulación interior ha aumentado, al menos, un 20% desde que comenzaron las obras de la circunvalación.

Los trastornos son habituales, con retenciones en la calle San Gabriel y una mayor densidad de la habitual en las entradas a la ciudad, tanto desde la AP-61 y la N-603 como por la N-110 desde Torrecaballeros, la A-601 o la antigua carretera de Arévalo. Con el curso escolar y los desplazamientos de los padres para llevar a sus hijos a los colegios, la problemática ha ido en aumento.

Por eso, el Ayuntamiento de Segovia decidió estudiar el alcance, el aumento de la densidad del tráfico, y la Policía Local instaló aforadores para realizar las mediciones. Los resultados provisionales apuntaron a que el tráfico interior había experimentado un incremento «importante», probablemente por encima del citado 20% a pesar de que, al no existir mediciones anteriores, no se ha podido establecer una comparativa real.

Más lentos van los trabajos de la otra parte, la correspondiente al tramo oriental que mita hacia Valladolid, de cuyo desarrollo se hace cargo la constructora Dragados. En la actualidad, se ha ejecutado «algo menos de la mitad» del proyecto de desdoblamiento, ha especificado la subdelegada del Gobierno. No hay que olvidar que este tramo se topó con un 'invitado' inesperado. El vertedero de Roduelos, situado entre los márgenes del arroyo del mismo nombre y la zona comprendida entre la carretera de Palazuelos de Eresma y la cañada del Martinete, obligó a redactar una modificación del proyecto que fue aprobada y autorizada por el Ministerio de Fomento en la segunda mitad del pasado mes de diciembre.

18.000 vehículos diarios

Este trastorno ha tenido prácticamente paralizado durante cerca de dos meses el desarrollo de las obras de este trazado de la circunvalación. Los cortes han sido intermitentes, pero sin duda también han condicionado la fluidez de la circulación. La solución para desbloquear los trabajos consistió el trasladar los cerca de 17.000 metros cúbicos de residuos removidos a un centro de tratamiento especializado, en cumplimiento de la normativa medioambiental vigente. Una vez obtenido el visto bueno ministerial, la Subdelegación transmitió a instituciones y entidades públicas y privadas que los accesos de conexión de la variante con la N-110 y la CL-601 iban a ser prioritarios en un intento de aplacar las crecientes quejas de los usuarios, sobre todo los procedentes de Torrecaballeros.

La previsión de terminar este año el desdoblamiento quedó ratificada en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, cuya aprobación está en el aire. La alta intensidad de circulación que soporta la SG-20, de hasta 18.000 vehículos diarios de media en algunos puntos, la existencia de infraestructuras de doble calzada que enlazan con ella y a las que dota de continuidad, como son la autopista AP-61 de San Rafael y la autovía autonómica CL-601 de Segovia a Valladolid, y la mejora de la seguridad vial aconsejaron la transformación de la carretera actual en una autovía. En 2014, el Ministerio de Fomento sacó a licitación la obra por un importe total de 66,7 millones de euros.