Beatriz Escudero: «El voto contra el PP por desahogo o enfado puede fortalecer al PSOE»

Beatriz Escudero. /A. de Torre
Beatriz Escudero. / A. de Torre

«Si gobiernan los socialistas, ninguno de los proyectos que Segovia tiene pendientes saldrá adelante»

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Beatriz Escudero volverá a encabezar la candidatura al Congreso por la circunscripción de Segovia. Después de dos convulsas y cortas legislaturas, empieza otra etapa que espera afrontar con una mayoría del Partido Popular suficiente como para sustentar un gobierno. La candidata segoviana cree que la del 28 de abril es una cita electoral «clave» para el futuro del país.

–¿Por qué son importantes estas elecciones generales?

–Son un referéndum sobre España. Los españoles tenemos que decidir si queremos seguir viviendo en la España constitucional, en la que prima la ley y la solidaridad entre territorios, u optar por otras posiciones que la ponen en riesgo. ¿Alguien cree que un presidente del Gobierno que se arrodilla ante los que quieren romper España va a gobernar por el interés de España? O votamos a favor de la España constitucional, o lo hacemos por no se sabe qué, por la dispersión, la deslealtad o la insolidaridad entre territorios.

–La cuestión del aborto ha entrado en campaña. Usted protagonizó en 2013 un polémico debate en el Congreso en el que dijo que se defendían más los embriones de cefalópodos que los humanos. ¿Qué posición tiene el PP al respecto?

–Pablo Casado lo ha dejado muy claro, pero vivimos en la época de las 'fake news'. El PP recurrió ante el Tribunal Constitucional la ley de plazos porque es partidario de la ley de supuestos. Yo siempre parto de que el aborto es un drama, y una madre que se encuentra en una situación de desamparo debe contar con la ayuda del Estado. El PP quiere que la mujer que se plantee abortar porque está en una determinada situación disponga de otras opciones. Y el Estado ha de favorecer esas opciones. Lo que está proponiendo nuestro presidente, Pablo Casado, es una ley de maternidad que dé opciones a esa mujer, que le haga saber que no está sola y que, después, ella decida.

–¿Recortará el PP las pensiones?

–Otra 'fake'. El Partido Popular ha demostrado que es el partido de los pensionistas. Cuando llegamos al Gobierno, en 2011, nos encontramos con las pensiones congeladas. Y una de las primeras medidas de Rajoy fue incrementarlas. Como después se vio que el sistema podía correr peligro, se estableció una revalorización fija anual del 0,25%. ¡Ojalá pudiera haberse fijado el 2%! Ahora nos acusan de querer recortarlas, cuando lo único que hemos hecho es subirlas y garantizarlas. El PSOE no puede decir lo mismo.

–Hablemos de Segovia, de los proyectos pendientes. La inestabilidad política puede haber influido, pero hay proyectos que llevan años de retraso.

–Hagamos un repaso. Ampliación de la SG-20: una infraestructura necesaria que el Gobierno del PP empezó a consignar en 2015. Se proyectó, se consignó y se iniciaron las obras. Iban a buen ritmo, pero llegó el PSOE y las ralentizó. Palacio de Justicia: se consignó presupuestariamente, se planificó en años, se iniciaron las obras... Llegó el PSOE y, a los dos meses, se paralizaron. Variante de San Rafael: se cuantificó, se proyectó una ejecución en varios años... Llegó el PSOE, elaboró un proyecto de presupuestos y restó veintitantos millones. Teatro Cervantes: el PP anunció una inversión de 8 millones, se cuantificó por años y nos pusieron verdes. Luego, ellos presupuestaron la misma cantidad pero ampliaron el plazo de años... Tengo clarísimo que, si gobierna el PSOE, ninguna de estas infraestructuras saldrá adelante.

–Después de las generales, llegarán las municipales. ¿Qué opciones ve para la candidatura de Pablo Pérez Coronado al Ayuntamiento de Segovia?

–Pablo representa juventud, impulso, ganas de hacer cosas, renovación... Todo lo contrario que la alcaldesa de Segovia, que lleva 16 años en el Ayuntamiento, primero como concejala y después como regidora, y ya no genera ni ilusión ni futuro. Estoy convencida de que Pablo será alcalde.

–La designación de Pablo Pérez como candidato estuvo rodeada de polémica. ¿Está dividido el PP de Segovia?

–En absoluto. Los procesos de designación de candidatos se viven con intensidad. El PP venía de una situación complicada, de una moción de censura, de un proceso de primarias inédito... Cuando llegó el momento de designar candidato a la Alcaldía, se barajaron varias propuestas y surgió el nombre de Pablo. El presidente del partido lo conocía desde sus tiempos en Nuevas Generaciones y se apostó por la renovación pensando en una persona de futuro para Segovia y para el partido. Hubo un momento de crispación, pero la unidad es lo que da fuerza al PP. Y estamos todos a una para que Pablo gobierne en Segovia.

–¿Y cómo ha conseguido usted salvarse de la renovación que Casado ha promovido en las candidaturas nacionales?

–Supongo que trabajando. He trabajado mucho en el Congreso. A Pablo Casado lo conozco desde hace tiempo, y es verdad que mi primera apuesta fue María Dolores de Cospedal, pero soy y seré siempre leal a mi partido y a mi presidente, sea quien sea. Me encuentro muy a gusto con Pablo Casado. A unos les ha tocado salir, otros se han ido al Senado... A mí me han mantenido, lo cual agradezco. Igual es que me identifican mucho con Segovia. Yo estoy encantada.

–El PP ha incorporado caras conocidas, el padre de Mari Luz, el torero Abellán, algún periodista. ¿Esto gusta en el partido?

–Todos los partidos lo hacen. Lo que no me gusta es que digan que se trata de abrir el partido a la sociedad civil, porque, entonces, ¿qué soy yo? ¿De dónde vengo? No soy una extraterrestre... Sociedad civil somos todos. Es cierto que ahora prima la inmediatez, que sepas comunicar... El padre de Mari Luz tiene la desgracia de ser famoso porque su hija fue brutalmente asesinada, pero hay mucha gente que no es famosa por nada y está aportando muchísimas cosas. Todos sumamos, está claro, pero lo que da potencia al trabajo diario es que haya personas preparadas, catedráticos, juristas, empresarios, médicos, gente con una preparación excelente. Pablo Casado ha sabido conjugar las dos cosas y ha presentado un equipo muy potente.

–¿Le sorprendió la marcha de Silvia Clemente a Ciudadanos?

–Sí, y entiendo que en algún momento se haya sentido decepcionada, pero no comparto la forma en que se ha ido. Debería haberlo hecho como una señora. Durante 22 años ha ocupado las más altas responsabilidades y es una persona supertrabajadora, y muy preparada, pero irse de manera tan brusca, atacando al presidente regional y al propio PP... es dar un portazo a muchos años de trabajo y engañar y defraudar a miles de militantes y votantes. Me ha decepcionado muchísimo. No obstante, le deseo lo mejor.

–Las encuestas dicen que el PP perderá el segundo diputado en la circunscripción de Segovia en favor de Ciudadanos.

–También lo dijeron hace tres años. Es verdad que la situación ha cambiado, que ahora el voto de centroderecha puede estar más fragmentado y que votar a cualquiera de las otras dos opciones [se refiere a Ciudadanos y Vox] puede restarnos escaños, pero confío en la fuerza que el PP tiene en Segovia y en la confianza que siempre nos han otorgado los segovianos. Los segovianos son perfectamente conscientes de que el voto que den a otra formación, por desahogo personal o por enfado con el PP, puede acabar fortaleciendo al PSOE. No obstante, no creo que Ciudadanos logre ese escaño. Estará entre PP y PSOE.

–Se refiere a Vox pero no lo nombra. ¿Es mentar a la bicha?

–No tenemos miedo a Vox porque la gente que puede votar a Vox es votante del PP. Pero deben saber que votar a Vox resta. La aritmética puede hacernos daño por la ley D'Hont. Vox no tiene opciones de ganar. Será un subgrupo en el Congreso. Si se quiere que gobierne Pablo Casado, lo más práctico es votar a Pablo Casado.