Alrededor de 160 niños han tomado parte en los campamentos estivales

Niños participantes en la jornada de convivencia celebrada en el parque Pinocio. /M. R.
Niños participantes en la jornada de convivencia celebrada en el parque Pinocio. / M. R.

La iniciativa 'Me gusta mi pueblo' cierra con una jornada de convivencia en el parque Pinocio

MÓNICA RICOCuéllar

La Asociación Cultural San Benito de Gallegos cerraba el pasado miércoles 4 de septiembre la sexta edición de sus campamentos 'Me gusta mi pueblo', un proyecto de ocio educativo para niños y niñas de Educación Infantil y Primaria de la comarca de El Carracillo con el que ocupar sus mañanas de verano. Desde la agrupación son conscientes de que la época estival supone para los niños y niñas un periodo de descanso donde resulta complejo proponer de forma individualizada en cada pueblo, actividades lúdicas y alternativas específicas para ellos. Es por ello que la Asociación Cultural lleva proponiendo de forma ininterrumpida desde el año 2014, y con la colaboración de las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de cada pueblo, un campamento semanal, que se desarrolla de lunes a viernes en horario de mañana, y que trata de cubrir las necesidades de ocio de esta parte importante de la población de la comarca, «a la par que se ofrece una alternativa de conciliación familiar», según detallan desde la agrupación.

Por ello, a principio de verano se puso en marcha una nueva edición de los campamentos 'Me gusta mi pueblo', que ha recorrido ocho municipios de El Carracillo, en esta ocasión inspirado en la figura de El Principito, del célebre cuento de Antoine de Saint-Exupéry. «Al igual que El Principito se propone buscar amigos e intenta conseguir que se sientan bien a su lado, nuestros niños y niñas han trabajado en el campamento la importancia de las emociones, las suyas y las de sus compañeros, así como otros valores», explican desde la Asociación Cultural. Así, también se han trabajado valores relacionados con el respeto, con el cuidado del medio ambiente y el uso racional del agua, convirtiendo la iniciativa en un campamento urbano de aventura, pero también una convivencia agradable, participativa y festiva, con la intención de que al mismo tiempo fuese una estupenda experiencia educativa.

El proyecto de campamentos en esta edición se ha desarrollado en ocho localidades de El Carracillo: Samboal, donde estuvo una semana, del 1 al 5 de julio, abriendo así la programación; Fresneda, donde se celebró durante la semana del 8 al 12 de julio; Mudrián, donde la iniciativa se instauró dos semanas, del 9 al 19 de julio; Chañe, donde también se desarrolló durante dos semanas, del 15 al 26 de julio; Gomezserracín, lugar de mayor duración, pues en él se instauró durante tres semanas, del 29 de julio al 9 de agosto; Campo, con dos semanas en agosto; y Chatún y Narros, donde se desarrolló simultáneamente durante la semana del 19 al 23 de agosto. En todos ellos participaron un total de 160 niños y niñas de edades comprendidas entre los tres y los once años. Como colofón a este verano, desde la organización pusieron en marcha un encuentro final, que tuvo lugar el pasado miércoles 4 de septiembre en el parque de ocio y multiaventuras Pinocio, de Sanchonuño, donde medio centenar de los pequeños que han participado durante el verano en los distintos campamentos, se dieron cita para convivir entre las numerosas propuestas que ofrece el espacio. Así, pudieron disfrutar de actividades como rocódromo, mini golf, tiro con arco o 'paint ball'.

La asociación valora de forma positiva el proyecto realizado, destacando que se ha batido el récord de niños y niñas participantes y ha contado con novedades, como su desarrollo por primera vez en la localidad de Fresneda, o el incremento de la duración de los campamentos en Campo y Chañe, donde en años anteriores únicamente se celebraba una semana y en esta ocasión se ha ampliado a dos. Asimismo, la junta directiva de la agrupación y el equipo coordinador del proyecto han querido agradecer el compromiso social de entidades del territorio que anualmente les apoyan en su dinamización sociocultural en la comarca de El Carracillo, y, en esta ocasión, de forma especial a la empresa Viveros Campiñas, de Chañe, como principal patrocinador de la iniciativa.