El fiscal pide 10 meses para un pastor por ahorcar a su mastín colgándolo de una encina

También solicita tres años de inhabilitación especial para el ejercicio de trabajos realizados con animales

ANA NUIN

Un pastor se enfrenta a una pena de diez meses de prisión por un presunto delito de maltrato animal tras ahorcar a un perro mastín de su propiedad, cuyo cadáver fue hallado colgado de una encina en el paraje de Las Herillas, en el municipio de Turégano. El fiscal solicita la apertura de juicio oral en las diligencias abiertas por el Juzgado de Sepúlveda, «estimando competente para conocer y fallar la causa al Juzgado de lo Penal». Además de la pena de cárcel, el ministerio público solicita para el acusado, M. N. C., tres años de inhabilitación especial para el ejercicio del pastoreo o de cualquier actividad que esté vinculada con animales y también para su tenencia.

Este delito de maltrato, cuando ocasiona la muerte del animal, está penado en el artículo 337.3 del Código Penal con la pena de 6 a 18 meses de prisión e inhabilitación especial de 2 a 4 años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para su tenencia.

En Segovia ya existen condenas de cárcel por maltrato animal. En 2014, el Juzgado de lo Penal número 1 condenó a 6 meses de cárcel e inhabilitación especial de tres años a M.S.C por delito de maltrato animal continuado. El caso comenzó en 2010, cuando el Partido Animalista (PACMA) y la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid (SPAP) denunciaron ante la Fiscalía General de Medio Ambiente las «penosas condiciones» en que se hallaban varios perros que «malvivían en condiciones deplorables: sin comida ni bebida, entre excrementos y uno de ellos atado permanentemente. Al no ser alimentados, los cachorros que iban naciendo morían y dado el estado inanición el resto, incluso llegaban a alimentarse de sus cadáveres. En 2012, la misma persona volvió a ser denunciada por reincidir y causar nuevamente grave maltrato a cuatro perros».