Fomento cierra los contratos de 45,01 millones para desdoblar la SG-20

Un camión circula por la variante de Segovia, SG-20./
Un camión circula por la variante de Segovia, SG-20.

La conversión en autovía de los 15,5 kilómetros comenzará en una semanas y podría estar terminada en los primeros meses de 2019

J. A.-ICALSegovia

El Ministerio de Fomento ha cerrado la adjudicación de las obras de conversión en autovía de la circunvalación de Segovia (SG-20) con la formalización de los dos contratos por importe de 45,01 millones con las empresas Dragados y Azvi, que presentaron las ofertas económicas «más ventajosas». Los trabajos en los 15,53 kilómetros de esta vía podrán comenzar así en unas semanas, de forma que si se cumplen los plazos previstos podrían concluir a principios de 2019.

Asimismo, para que las máquinas comiencen a trabajar, solo resta que el departamento de Ana Pastor y las dos constructoras firmen el acta de replanteo de los trabajos, algo que se producirá en unas semanas, ya previsiblemente el próximo año. A partir de entonces, las empresas podrán iniciar la ejecución de estas obras, que Fomento licitó en mayo con una inversión total de 66,7 millones de euros, que se rebajó en la adjudicación en 21 millones de euros.

A principios de noviembre, el Ministerio adjudicó a Dragados en 28,03 millones las obras de construcción de la autovía en el subtramo A del vial existente de doble sentido. Éste comprende la calzada desde el enlace de la SG-20 con la autovía A-601 (kilómetro cero) y las inmediaciones de la conexión con la CL-601, con una longitud de 8,4 kilómetros. En este caso la baja de adjudicación se elevó al 33,3 por ciento, ya que estos trabajos salieron a concurso en 42,07 millones. Un total de 33 compañías presentaron ofertas para ejecutar estas obras.

Asimismo, el Ministerio encargó a Azvi en 16,97 millones los trabajos del subtramo B (7,13 kilómetros), que arranca en el enlace de la CL-601 y concluye en la carretera N-110 (kilómetro 15,53). La licitación recogía un presupuesto de 24,62 millones, si bien el contrato se ha adjudicado con un montante inferior en un 31,07 por ciento. En este concurso participaron 36 empresas.

La circunvalación SG-20 soporta, según el Ministerio de Fomento, una 'alta intensidad' de tráfico, que alcanza los 18.000 vehículos diarios de media en algunos puntos. Además, enlazan con ella infraestructuras de doble calzada, como la autopista AP-61 de San Rafael a Segovia y la autovía autonómica CL-601 de Segovia a Valladolid. Fomento prevé una inversión el próximo año de 2,49 millones para estas obras, según recogen los Presupuestos Generales del Estado.

Características técnicas

La actuación consiste en duplicar la actual carretera SG-20 que circunvala la capital segoviana por el este por los términos municipales de Segovia, Bernuy, La Lastrilla y San Cristóbal. La velocidad de diseño es de 100 kilómetros por hora, ya que la nueva autovía tendrá dos calzadas con dos carriles cada una de 3,5 metros, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de un metro. La mediana que separa ambas calzadas será de diez metros.

Será necesario construir 24 estructuras, de las que dos serán pasos superiores, 18 inferiores, tres serán viaductos y uno, una pasarela. Además otras tres estructuras existentes se aprovecharán. También, se remodelarán los enlaces existentes con la autovía autonómica A-601 de Segovia a Valladolid, la N-110, la SG-V-6123, la CL-601, la autopista AP-61 y N-110, al final del tramo, que se dirige a Villacastín y Ávila.

Una década a la espera

La circunvalación de Segovia entró en servicio en octubre de 2001 y poco más de un año después, en diciembre de 2002, el Gobierno central (en manos del PP) anunció su intención de desdoblarla. Tiene un carril por sentido en la mayor parte del trazado, que discurre por Segovia, Bernuy de Porreros, La Lastrilla y San Cristóbal a lo largo de 15,5 kilómetros.

La alta siniestralidad que registró sobre todo en sus comienzos (12 fallecidos en el primer año) elevó la polémica en torno a esta vía que se concibió con una previsión de 6.000 vehículos de media al día, cuando el tramo con más movimiento (los 2,9 kilómetros que separan las salidas hacia San Cristóbal y La Granja) supera en la actualidad los 18.000.

El estudio informativo para el desdoblamiento se licitó finalmente en marzo de 2004, pero no fue hasta finales de 2009 y principios de 2010 cuando el departamento que entonces dirigía el socialista José Blanco dio luz verde al proyecto con un presupuesto de 63,7 millones de euros. Respecto al plazo de ejecución, se barajaban dos años. Los cruces de reproches políticos, sobre todo entre PP y PSOE, han sido constantes en este tiempo en torno a un proyecto que ha contado con diversas partidas en los Presupuestos Generales del Estado, con gobiernos de uno y otro color y la mayoría sin ejecutar.

El departamento de Ana Pastor ha decidido finalmente contratar las obras de duplicación de la calzada de la ronda de Segovia a través de la Dirección General de Carreteras, si bien en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este año figuraba la licitación mediante el método alemán -sistema de abono total cuando se pone en servicio- de la duplicación de un tramo de 7,1 kilómetros, entre las conexiones de la CL-601 y la carretera N-110, con una inversión total de 28,46 millones.

En paralelo, la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seittsa) debía abrir el concurso de otros 8,4 kilómetros comprendidos entre la Autovía de Pinares (A-601) y la CL-601, con un presupuesto de 32 millones.

 

Fotos

Vídeos