Las ventas de los libros de Religión de Primaria sufren una caída del 70%

Imagen de libros de texto utilizados en los colegios e institutos salmantinos. /PYME.INFO
Imagen de libros de texto utilizados en los colegios e institutos salmantinos. / PYME.INFO

Los libreros calculan que el regreso a las aulas supondrá para las familias salmantinas un desembolso medio de 300 euros

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

Los gastos en libros de texto y material escolar que deberán afrontar las familias salmantinas durante el retorno de sus hijos a las aulas en septiembre con vistas al curso venidero rondarán los 300 euros, según la estimaciones que barajan los libreros integrados en la asociación de comerciantes Asecov, que está integrada en la confederación de empresarios Confaes. En términos generales, todo apunta a que la venta será similar a años anteriores, aunque ha variado notablemente la previsión con la que se realizan las compras.

«En los últimos cursos, los padres están cambiando la tendencia en la compra de libros y de material. Si tradicionalmente siempre se dejaba para el mes de agosto, ahora muchos inician las vacaciones con todos el trabajo hecho», explica José Luis Delgado, librero de la capital y vicepresidente de Asecov.

En este sentido, los libros de texto que acumulan un mayor número de ventas en la provincia son aquellos que los alumnos suelen utilizar para desarrollar los conceptos adquiridos. «En este curso no ha existido un gran cambio en los libros con los que cuentan los alumnos, las ediciones son más pequeñas, así que las familias preguntan especialmente por los cuadernos de ejercicios o las fichas de las diferentes asignatura».

La asociación Asecov señala que la mayoría de los listados de libros entregados a las familias están incorrectos

Donde sí que se ha notado una reducción de las ventas ha sido en varios libros de texto muy concretos, como los pertenecientes a la asignatura de Religión de Primaria. «La caída ha sido importante, cerca de un 70% menos, especialmente en las familias cuyos hijos cursan sus estudios en centros públicos. Esto ha supuesto un ahorro de unos 24 euros de media», constata José Luis Delgado.

A lo largo de los años, las familias comparten un mismo fallo a la hora de encargar los pedidos: los errores en los listados de libros que se facilitan desde los colegios. Según José Luis Delgado, rara es la vez en la que no se aprecian errores en las ediciones, como nombres o códigos ISBN.

«Los libreros que formamos parte de Asecov sabemos que los listados que nos facilitan las familias están en su mayoría incorrectos. Ante esta situación, hemos desarrollado en los últimos años un sistema que asegura que cada alumno reciba los libros que necesita», recalca. Por todo ello, Delgado pone en valor el servicio al cliente que los libreros salmantinos ofrecen como una de las señas de identidad del pequeño comercio local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos