FÚTBOL - Segunda B

Unionistas empata con el colista en un partido loco para dar otro paso salvador (3-3)

Los jugadores de Unionistas celebran uno de sus goles en Abegondo ante el Fabril. /LAYA
Los jugadores de Unionistas celebran uno de sus goles en Abegondo ante el Fabril. / LAYA

Molina detuvo un penalti en el 78 con 2-1 en contra, el equipo charro se colocó 2-3 ante el descendido Fabril y cedió el empate final en el 90

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Una locura de partido que puede darle a Unionistas, dependiendo de los resultados de la jornada, la salvación definitiva al menos con respecto al descenso directo a falta de tres jornadas -saca 12 puntos al Rápido de Bouzas con 12 por disputar el equipo gallego-. El equipo salmantino ha empatado 3-3 en Abegondo (A Coruña) ante el Fabril, colista descendido, en la jornada 35ª del grupo I de Segunda B que coloca a los de Roberto Aguirre ya con 47 puntos tras un partido loco, que terminó perdiendo Unionistas en la primera parte, que en el 78 tuvo casi perdido cuando el Fabril tuvo un penalti a su favor con 2-1 que detuvo Molina, que después acabó remontando para ponerse con 2-3 con goles de Albisua y Portilla, pero que en el 90 Víctor García acabó poniendo las tablas definitivas.

El partido tuvo dos partes muy diferenciadas. La primera fue casi por completo para el filial del Deportivo de La Coruña, exceptuando diez minutos en los que se estiró Unionistas y hasta pudo marcar por medio de Carlos de la Nava de cabeza, pero que acabó con justicia con la victoria del Fabril por 1-0 tras el tanto en el 44 de los locales, mientras que en la segunda Unionistas salió a mandar, lo hizo en muchos momentos, lo tuvo perdido con el 2-1 y el penalti a favor de los locales, luego lo tuvo ganado con el 2-3 pero acabó cediendo el empate tras un gran disparo desde fuera del área de Víctor García.

Aguirre presentó varias novedades en el once, una obligada debido a las baja de Javi Navas que fue reemplazado por Blas Alonso que actúo como lateral en su vuelta a La Coruña para medirse a su exequipo y que llevó a Piojo al extremo, y la otra fue por decisión técnica al darle la titularidad a Jorge Hernández en detrimento de Unai Hernández.

El Fabril salió al partido a buscar la superioridad por las bandas, especialmente por la izquierda buscando meter en un lío continuo a su exjugador Blas Alonso, y los primeros veinte minutos fueron casi un monólogo local, ante un Unionistas completamente metido en campo propio que llegaba tarde a cada presión. Se estiró a partir de ese momento el equipo de Aguirre, tuvo un par de acercamientos, pero el partido volvió a ser gallego en el tramo final en el que obtuvo el premio.

El colista del grupo, descendido desde hace varias jornadas, salió a mandar al partido ante un Unionistas que dejó hacer a un voluntarioso rival que no conocía la victoria desde la jornada 24. Al equipo charro apenas le duraba el balón ante el empuje local. Ya a los cinco minutos tuvo la primera ocasión el Fabril con una falta directa del francés Sébastien que salió por encima del larguero y la primera intervención seria de Molina en el encuentro llegó en el 7 tras un disparo de May a la salida de un córner.

En el 15 de nuevo tuvo que actuar el meta cartagenero ante un Sébastien que superaba una y otra vez a Blas Alonso por la derecha. El galo recortó al gallego en la banda izquierda y su chut cruzado fue despejado de nuevo por Molina.

Casi De la Nava

Pasados los viente minutos pasó con cierto criterio el equipo charro de la medular para lograr su primer disparo a puerta del encuentro. Fue la contra conducida por Garrido, que abrió para Jorge Hernández y su flojo disparo desde la frontal lo detuvo sin problemas el meta del Fabril. Y acto seguido, Carlos de la Nava rozó el gol tras un centro de Piojo desde la derecha, pero su remate con la testa lo desvió el meta local a saque de esquina cuando se colaba junto al larguero.

Pero tras esos minutos de cierto dominio para los de Aguirre, Unionistas volvió a dar un paso atrás y lo terminó pagando en el tramo final de la primera parte con una internada de Valín por la derecha que terminó con un centro que fue al segundo palo donde el lateral Abeledo le gana de nuevo la espalda a Blas Alonso para marcar el tanto del Fabril.

El equipo de Aguirre estaba obligado a reaccionar, más por la imagen ante un descendido que por la urgencia del resultado. Y desde el primer minuto lo hizo subiendo líneas, saliendo a presionar a campo contrario para provocar las pérdidas del rival. Y a los seis minutos obtuvo premio en forma de golazo, el de Carlos de la Nava. El charrito golpeó con enorme sutileza el esférico desde la frontal y el balón se coló en la portería del Fabril tras golpear en el palo izquierdo. Poco después Aguirre introdujo su primer cambio. Fue en la medular buscando más presencia ofensiva con Portilla por Llano.

Pudo llegar el segundo de Unionistas en una doble acción consecutiva para los de Aguirre. La primera nació de un extraordinario saque en largo de Portilla desde campo propio para Piojo en la derecha y su centro lo remató de cabeza Garrido obligando a la estirada al meta local y acto seguido tras el saque de esquina, Carlos de la Nava rozó el segundo de su cuenta enviando al larguero un cabezazo.

Los dos querían ir a por el partido y el balón apenas pasaba por la medular, iba de campo a campo en la zona de tres cuartos. Y cuando parecía que Unionistas tenía controlado a su rival, llegó el 2-1. Acción que arrancó con la derecha, pero que terminó volcada en la izquierda, Blas Alonso llegó tarde a bloquear el centro y Víctor García remató en el área pequeña el segundo local.

Penalti parado por Molina

Y pudo ser mucho peor porque en el 77 el colegiado decretó una pena máxima a favor del Fabril por derribo del recién entrado Albisua, pero Molina -de nuevo- detuvo el lanzamiento de Montiel para darle vida a los charros en los minutos finales. Fue vital la aportación del meta porque solo cinco después llegó la igualada unionista tras un pase de la muerte de Jorge Hernández para Albisua que, solo desde la frontal, lanzó y tras tocar en un defensa y despistar al meta, llegó el 2-2.

El partido estaba loco y Unionistas creía que podía llevarse los tres puntos de Abegondo. Y llegó en el 85, contra salmantina con Carlos de la Nava como eje, ve a Portilla llegando desde atrás en la frontal y el cántabro se sacó un duro zapatazo imparable para el meta del Fabril. Unionistas se lanzaba por tanto a por los puestos de la Copa del Rey, el nuevo reto del club con la salvación ya casi en el zurrón.

Sin embargo, el último minuto condenó a Unionistas. Ya pudo llegar la igualada en el minuto 90 cuando Víctor García rozó el empate de cabeza tras un centro desde la derecha. Pero no perdonó solo uno después cuando con un gran tiro cruzado del propio Víctor Garía desde la derecha, batió la estirada de Molina con un tiro raso para hacer del definitivo 3-3 en el marcador.