La renta agraria aumentó un 39% en 2018, por debajo de la media regional

Manuel Rubio, director territorial de Unicaja; Felisa Becerra, coordinadora del informe; y Carlos García, vicepresidente de la Diputación./ICAL
Manuel Rubio, director territorial de Unicaja; Felisa Becerra, coordinadora del informe; y Carlos García, vicepresidente de la Diputación. / ICAL

En la Comunidad creció un 109%, superando los 2.469 millones de euros, según el V Informe Anual del Sector Agrario en Castilla y León, editado por Unicaja Banco

ROSA M. GARCÍA / WORD

El año pasado fue un buen año para el sector agropecuario, tras un 2017 bastante negativo fundamentalmente por los efectos de la sequía. Así lo refleja el Informe Anual del Sector Agrario en Castilla y León, publicado por Unicaja Banco y elaborado por Analistas Económicos de Andalucía y que fue presentado ayer en el marco de Salamaq.

La renta agraria de Castilla y León se duplicó en 2018, con un incremento del 109% respecto al año anterior y al alcanzó los 2.469 millones de euros, lo que supone el 8,2 por ciento de España. El crecimiento se dio en todas las provincias de la Comunidad, sin embargo, Salamanca estuvo muy por debajo de la media regional y su aumento se situó en un 39%.

Felisa Becerra Benítez, la coordinadora del informe del sector agrario de Castilla y León en Analistas Económicos de Andalucía explicó que «el valor de la producción agrícola se duplicó respecto al año anterior por el fuerte incremento de las producciones, en general, aquellas que precisamente en esta Comunidad tienen mayor peso, como son los cereales y los cultivos forrajeros, entre otros». Y si el valor de la producción agrícola casi duplica al del año anterior, el valor producción de la producción ganadera también creció, apuntó Becerra. «Hay que tener en cuenta que Castilla y León también es una Comunidad donde el peso del sector ganadero es muy relevante, representando alrededor del 15% del valor de producción en España», afirmó.

En general, «las cifras de la renta y de la producción agraria son muy positivas, pero también hay que destacar el papel de la industria alimentaria, que supone más del 25% de la facturación del sector industrial en Castilla y León y más del 25 del empleo industrial». Así, destacó que el sector agroalimentario es el segundo exportador tras el del automóvil, y en 2018 su evolución fue favorable, con unas exportaciones agroalimentarias que casi rozaron los 2.000 millones y con un crecimiento de un 6% respecto al año anterior, «algo positivo sobre todo si tenemos en cuenta que el conjunto de las exportaciones de la región había descendido ligeramente el año anterior».

En definitiva, tras un mal 2017, los datos del informe de Unicaja Banco confirman que el sector se recuperó en 2018, «tanto la renta, como la producción agraria y las exportaciones agroalimentarias obtuvieron datos positivos». Sin embargo, en el presente año 2019 «ya no estamos viendo este comportamiento en términos de valor añadido, debido sobre todo a las condiciones meteorológicas y distintos factores que pasan factura al sector», pese a que «la cifra de empleo de este año en el sector agrario es favorables y las exportaciones tienen un buen comportamiento».

La renta agraria en 2018 creció en todas las provincias de la región, impulsada impulsada por las producciones agrícola y ganadera. En el caso concreto de Salamanca, la renta agraria creció en un 39%, una cifra bastante por debajo de la media. «Aunque es fuerte el crecimiento, la cifra es menor, quizás esté relacionado con que en Salamanca el peso de la producción animal es mayor y tuvo un incremento más moderado el año pasado», afirmó Becerro. Sin embargo, concretó que «estamos hablando de una provincia en el que el valor de la producción ganadera supone algo más del 70% de la producción agraria, siendo, junto a Segovia, donde el peso del valor de la producción ganadera es mayor».

Además, añadió, Salamanca concentra el mayor número de establecimientos de la industria agroalimentaria, casi una quinta parte, concentrando también alrededor del 13% de las exportaciones de la región; « unas cifras que reflejan la relevancia de la provincia».

A nivel general, señaló, el valor de la producción agrícola creció en tasas superior al 60%, con los mayores crecimientos en Palencia, Burgos, Valladolid y Soria, provincias que se situaron por encima de la media regional. En cuanto a la producción ganadera, el crecimiento también fue generalizado, excepto en Ávila y Segovia, donde se registraron caídas.

En Salamanca, el de la producción agrícola alcanzó el 86% respecto a 2017, que fue «muy negativo». Becerra destacó que este crecimiento «se debe en gran medida al aumento de las propias producciones, etc, también crecimiento precios, pero ha pesado mucho el repunte de los precios, por ejemplo, de las patatas, que se triplicado en 2018» y que supone, añadió, más del 20% del valor de las producción agraria, «ya que es un cultivo diferencial respecto a otras provincias».

Producción

Respecto al valor de la producción agraria, los datos registrados muestran, según Becerro, que «se ha aproximado a los 6.000 millones», lo que representa el 11,2 por ciento de la producción española. Un dato que refleja un aumento del 34,5 por ciento respecto a 2017 y que «se debe al incremento de las producciones, ya que los precios apenas crecieron». Este aumento se produjo en la producción vegetal, en la que destacaron a los cereales como «referentes, dado que suponen casi mitad del valor de la producción vegetal nacional. Valladolid es la provincia que aporta mayor valor a la producción vegetal de Castilla y León, con un 22%, seguida de Burgos, Palencia y León, mientras que la producción animal está liderada por Salamanca, con un 18,3%, y Segovia con un 18,1%.

En cuanto a la la industria alimentaria, «una de las más relevantes del sector secundario en la región», aporta más del 26 % de la cifra de negocios de la industria, a lo que hay que sumar el 28,6%del empleo.La industria de alimentación y bebidas contabilizó durante el pasado año 3.152 empresas en Castilla y León, un 6,8%.

Sobre la balanza comercial agroalimentaria, Becerro explicó el registro de «un saldo positivo» de 789,2 millones de euros, un 15,2% superior, mientras que el valor de las exportaciones, con la carne de cerdo y bovino, productos de panadería y pastelería, vino y quesos, que se registran «como principales productos exportados por Castilla y León», registró un valor superior a los 100 millones de euros en 2018.

Los destinos fueron la Unión Europea, destacando Portugal, Francia e Italia. En este caso, por provincias, Burgos ocupa el primer puesto, seguida de Valladolid, Palencia, Salamanca y León, que concentran más del 80 por ciento del valor exportado.