Los médicos avisan de que podrían convocar una huelga en marzo

Concentración de facultativos a las puertas del hospital clínico universitario. /LAYA
Concentración de facultativos a las puertas del hospital clínico universitario. / LAYA

Afirman que las administraciones llevan años dándoles largas en sus peticiones laborales y que la sanidad sufre una situación «caótica»

D.B.P. / WORDSALAMANCA

El sindicato médico CESM convocó ayer concentraciones de facultativos a las puertas de los hospitales para protestar por la «caótica situación de la Sanidad y el desprecio absoluto a las condiciones laborales», según rezaba su documentación.

El Vicepresidente de Atención Especializada del sindicato en Salamanca, Andrés Framiñán, explicó que están «cansados de los incumplimientos» tanto a nivel nacional como regional y apuntó que el siguiente paso será una manifestación en Madrid el 7 de marzo «y a partir de ahí ya se verá». Afirman que han tenido «muchas reuniones» con la Junta y que las «buenas palabras» se quedan en eso, pero «así llevamos tres años y no dan respuesta». Y apuntan que «no queremos llegar a la huelga» porque es muy impopular y no desean perjudicar a los pacientes «pero si no queda más remedio...».

Las quejas de los facultativos incluyen una reivindicación salarial, (en algunos casos «estamos perdiendo el 20% del poder adquisitivo» que tenían antes de la crisis); acabar con las 37,5 horas semanales («hablan de conciliación familiar y nos están machacando la vida»); solucionar la paradoja de las guardias (son horas extra pero se las pagan peor que las horas ordinarias y, además, no cuentan como jornada laboral); resolver la precariedad laboral; garantizar las contrataciones de personal con títulos oficiales y homologados; mejorar la previsión de médicos («los políticos son cortoplacistas y sólo miran a cuatro años, pero nos jubilamos y hay plazas de difícil cobertura y falta de especialistas») e incrementar la dotación para sanidad. Según Framiñán «es muy importante y muy necesaria. No se sabe lo que es la salud hasta que se pierde. Es carísima y necesita más fondos del Estado».

Firmas

Por otra parte, el Sindicato de Enfermería SATSE volvió a recoger firmas ayer en las calles de Salamanca para seguir recabando firmas de ciudadanos y profesionales que apoyen la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que busca garantizar por ley un número máximo de pacientes por cada enfermera «y ofrecer así una atención sanitaria más segura y de mayor calidad en los hospitales y centros de salud», apuntan.

«A todas las personas a las que se pide su apoyo se les da un folleto informativo y se les explica, por ejemplo, que la media de pacientes que son atendidos por un solo enfermero en un hospital oscila entre las 15 y más de 20 cuando la ratio segura y adecuada no debería superar los ocho pacientes», explican. Salamanca, además, tiene solo 4,3 profesionales por millar de pacientes, cuando la media europea es de 8,8.

 

Fotos

Vídeos