BALONCESTO - Liga Femenina

Con Loyd solo no es posible ganar la Liga (64-70)

Loyd realiza una espectacular entrada a canasta ante dos defensoras de Girona. /Manuel Laya
Loyd realiza una espectacular entrada a canasta ante dos defensoras de Girona. / Manuel Laya

Un intenso UniGirona da la sorpresa en Würzburg y se lleva el primer punto de la gran final a pesar de los 25 puntos de Loyd

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Toca ganar en Girona para pensar en la séptima Liga. El Spar Citylift Girona se ha impuesto esta noche por 64-70 en el pabellón de Würzburg y este domingo tendrá la oportunidad en su pista de ganar la segunda Liga de su historia. El equipo salmantino, irreconocible desde un primer cuarto desconcertante en el que salió perdiendo por 2-22 y terminó cediendo por 7-24, fue a remolque todo el encuentro y aunque en el último cuarto se colocó a un solo punto (59-60) los continuos fallos en tiros libres y pérdidas de balón impidieron la remontada de las de Ortega. En el CB Avenida con Loyd solo no fue posible. La americana volvió a realizar un partidazo (25 puntos) pero estuvo demasiado sola. Apenas Silvia Domínguez la acompañó en el tramo final (14 puntos).

En el Perfumerías Avenida no estuvieron a su nivel jugadoras claves como Givens, Eldebrink, Elonu o Erika de Souza. Demasiadas ausencias en una final en la que no entraron ni los tiros libres (3/12) ni los triples (3 de 20). Por contra, en el Spar Citylift Girona sí que estuvieron y además a gran altura Laia Palau, Nuria Martínez, Williams o sobre todo una espectacular Hampton (25 puntos con 5 de 8 en triples). La clave estuvo en la dureza. Girona se puso a la altura que suele estar Avenida en defensa en España siempre pero que esta noche brilló por su ausencia.

El CB Avenida arrancó el partido con Silvia, Givens, Loyd, Elonu y Erika de Souza, un quinteto 'pequeño' en parte por la lesión en el tobillo de Angel Robinson -aunque la americano entró pronto a partido tal y como empezó todo-, mientras que en Girona tampoco hubo sorpresas con Laia, Nuria, Williams, Hampton y Reinsigerova. Las catalanas tuvieron desde el inicio el reto de dificultar la subida del balón de Silvia Domínguez a la que presionaron desde el primer minuto en campo contrario y que creo las primeras pérdidas de balón en ataque que aprovechó un acertado Girona a la contra para colocar el 2-9 en el marcador con poco más de dos minutos y medio transcurridos. El tiempo muerto de Ortega fue inmediato. La renta se disparó hasta el 2-17 tras dos triples seguidos de Hampton porque en estático tampoco funcionaba la defensa charra: Nuria y Laia le daban mucha velocidad y no permitían llegar a las defensoras charras, lentas, a las posiciones de tiro. Entraron en ese instante Gil y Robinson.

La palabra que mejor definía el inicio de Avendia era desconcierto. Hasta Givens falló dos tiros libres seguidos y Ortega volvió a mover el banco para buscar sentido: Asurmendi y Eldebrink. Pero Hampton seguía a lo suyo y lograba su tercer triple del cuarto, cuarto de las catalanas. La cuestión era no entrar en pánico porque quedaba mucho partido. Algo difícil: no entraba nada, había ya 9 pérdidas de balón y el rival estaba acertadísicomo. En defenitiva, 2-22 en el minuto 8 de partido. No fue mucho mejor al final del primer periodo con 7-24.

La encargada de intentar espabilar al CB Avenida, al menos en ataque, no podría ser otra que la mejor jugadora de la Liga. Jewell Loyd sacó del atasco ofensivo a las suyas con cuatro puntos seguidos.

El equipo charro inició así su intento de remontada, serenando los ataques para evitar pérdidas y darle balones a Loyd en el uno para uno, donde Girona no paró de cambiarle defensoras (Oma, Nuria Martínez) sin éxito. A los cinco minutos Avenida ya estaba por debajo de la decena (19-28). El pabellón empezó a rugir al son que me marcaba Loyd. El pánico empezó a cambiar de bando aunque la renta se estabilizó para que los dos equipos se fueran al descanso con 27-35.

Pero Avenida tenía muchas cosas que arreglar. Erika de Souza no había entrado en juego, los triples estaban en 0/11, las pérdidas de 11... y eso ante un rival que estaba por encima del 50% en tiros de campo. Los primeros minutos del segundo tiempo podían ser claves para la remontada pero paradójicamente se volvió a estancar el equipo local. Givens, empeñada en botar y botar hasta que fue cambiada, de nuevo facilidades defensivas bajo el tablero, acierto del rival. Era un deja-vu del inicio del partido. Así, Girona se volvió a marchar con 33-53 tras un 6-17 de parcial con tres triples, uno de Nuria y dos de una imparable Hampton. El tiempo de Ortega era obligado de nuevo con cuatro minutos disputados del tercer periodo. Otra vez Erika, irreconocible, fuera. De nuevo, en manos única y exclusivamente de Loyd. Pero como Ortega le dio descanso a la americana -no podía más- no le quedó más remedio al resto que tirar del carro. Sin ella en pista, Robinson y Silvia tiraron de galones para remontar de nuevo el vuelo. Con una antideportiva forzada por la de Mongat tras robo de balón a 1.22 para el final del cuarto, el pabellón volvió a recobrar la esperanza. El partido se fue al periodo definitivo con 45-54.

Avenida no podía cometer el error de cuartos anteriores: salir frío. Y esta vez no lo hizo, era clave para mantener intactas las opciones. Loyd puso el -6 a ocho minutos del final con una bandeja y Eric Suris paró el partido. Balones a Hampton fue la consigna y no defraudó la americana. Cuatro puntos seguidos y de nuevo aire para Girona (49-59).

La capitana se resistió a caer y de nuevo enganchó al CB Avenida con un triple y forzando una antideportiva a la contra de Laia Palau, muy protestada por el banquillo catalán. En el siguiente ataque por fin despertó Elonu con su clásico gancho y cerró aún más el marcador: 57-60 y tiempo visitante. La nigeriana también fue la encargada del 59-60 ante un Girona que no perdió la calma pese a todo. Ahí tenía a una veterana como Laia para poner la calma.

Con 61-66 se vio una de las canastas de la noche. Cómo no, de Loyd: triple esquinado, desequilibrada y a tabla de la americana para el 64-66, pero en la siguiente acción, de nuevo los tiros libres, jugaron una mala pasada porque Robinson pudo empatar pero falló los dos. Y en la siguiente acción además, tras coger un rebote, la americana dio un mal pase en la salida del contragolpe y después hizo falta a Reisingerova con 1.25 solo por delante. Los fallos no quedaron ahí porque Loyd perdió el siguiente balón Williams sentenció.