Juzbado celebra con 45 inmigrantes la segunda Convivencia Multicultural

Participantes en la segunda Convivencia Multicultural celebrada en la localidad de Juzbado./WORD
Participantes en la segunda Convivencia Multicultural celebrada en la localidad de Juzbado. / WORD

La jornada está organizada por el Ayuntamiento y las asociaciones Accem Salamanca y de mayores San Miguel Arcángel

REDACCIÓN / WORDJUZBADO

Juzbado celebró el pasado sábado la II Convivencia Multicultural. Una jornada en la que acogió a más de 45 personas procedentes de diversos países, como Senegal, Georgia, Venezuela y Colombia, entre otros. Personas que muchas veces están en situaciones de conflictos en sus países de origen o donde la falta de derechos civiles y humanos impiden que puedan vivir allí.

La iniciativa, organizada por el Ayuntamiento, se realiza a través de Accem Salamanca, asociación de apoyo a a esas personas migrantes a quienes ayuda a convivir en nuestro país, y cuenta con la colaboración de la asociación de personas mayores San Miguel Arcángel de Juzbado.

Los participantes llegaron a las once de la mañana al municipio, donde fueron recibidos por los vecinos y la Corporación municipal en el salón de actos del Ayuntamiento; la bienvenida contó con la presencia del teniente de alcalde, Mariano Domínguez, y durante la misma explicaron el plan del día.

A continuación dieron un paseo por el pueblo y los alrededores; visitando la iglesia parroquial, el Museo de la Falla, el mirador fluvial y la chopera.

Después, le mostraron el proyecto poético, artístico, de galería al aire libre en un medio rural y, a continuación, todos bajaron a los huertos municipales para conocer en qué consiste un huerto. Además, disfrutaron jugando un partido de fútbol internacional.

Posteriormente, comieron una sabrosa paella, que Mariano y Tino cocinaron expresamente para la ocasión. A la comida asistieron las familias visitantes y todos los vecinos que quisieron acompañarlos.

Tras la sobremesa, todos juntos cantando canciones africanas, de Latinoamérica, etc., haciendo de la velada un momento muy divertido. La tarde la pasaron en las piscinas municipales, aunque el tiempo no acompañó demasiado.

Para los organizadores, la jornada produce «satisfacción» y también es un «reconocimiento a estas personas que no lo tienen tan fácil como nosotros». Además, se demuestra que «el mundo rural, un pueblo como Juzbado, está perfectamente consciente de esas cuestiones y, desde nuestra humilde postura, contribuimos de alguna manera».

Juzbado es un pueblo solidario, y así lo demostraron la treintena de vecinos que los acompañaron y que han compartido experiencias de vida con los inmigrantes.