El instituto Venancio Blanco se alza con el Premio de Investigación de la ESO

Alumnos del equipo del instituto Venancio Blanco que ganó el premio. /LAYA
Alumnos del equipo del instituto Venancio Blanco que ganó el premio. / LAYA

El galardón, otorgado por la Consejería de Educación, recae en el proyecto 'Recreando la nao Victoria', elaborado por estudiantes del centro salmantino

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El Instituto de Educación Secundaria Obligatoria Venancio Blanco de la capital salmantina, el IES Los Sauces de Benavente (Zamora) y el colegio Cristo Rey de Valladolid se proclamaron ayer ganadores de la VI edición de los Premios de Investigación e Innovación en Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional de este curso escolar, convocados por la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa de la Consejería de Educación de la Junta.

El equipo de alumnos del instituto Venancio Blanco ganó en la modalidad de la ESO por su singular recreación de la nao Victoria, que fue el primer barco que dio la vuelta al mundo entre los años 1519 y 1522.

Los 22 proyectos finalistas fueron expuestos durante la mañana de ayer en un espacio interactivo equiparable a una Feria de la Ciencia en la Facultad de Ciencias Químicas de la USAL y con el apoyo organizativo del Instituto Universitario de Ciencias de la Educación de Salamanca.

La exposición y defensa de los proyectos por cada uno de los 22 equipos estudiantiles finalistas contó con la asistencia de la directora general de Innovación y Equidad Educativa de la Junta de Castilla y León, María del Pilar González, quien felicitó a todos los estudiantes y les animó a continuar en el futuro con el diseño de trabajos «tan innovadores como los expuestos aquí».

En este certamen, los centros educativos presentaron 62 trabajos, de los que 22 resultaron finalistas, cuya temática trató temas relacionados con las humanidades, las ciencias, la gastronomía, la domótica o el mobiliario escolar. De los 22 trabajos que concurrieron a la fase final, cinco optaron a la modalidad de Educación Secundaria Obligatoria, 13 participaron en el apartado correspondiente al Bachillerato y cuatro estaban adscritos a la Formación Profesional.

La imaginación de los estudiantes quedó reflejada en los títulos de los proyectos, que fueron bautizados con denominaciones como 'Soy más de paella que de hamburguesa: desmontando estereotipos', 'Campaña almuerzo saludable', 'Roma. La reconstrucción de un imperio', 'Aplicación de las redes neuronales profundas para el reconocimiento de imágenes', 'Huevos de primera', 'El movimiento de mujeres por la paz de Liberia y el logro de valores democráticos', 'La cocina de la trashumancia como recurso turístico y gastronómico actual' y 'Economía circular en el ámbito eléctrico', entre otros.

Cada equipo de alumnos ocupó un estand para presentar su proyecto no solo al jurado, sino de una forma interactiva y dinámica al resto de participantes y visitantes, ayudándose de un panel expositivo al que pudieron sumarse fotografías del proceso de investigación, simulaciones prácticas o talleres impartidos por los propios estudiantes. De forma atractiva y a través de texto fácilmente legible, gráficos, imágenes y dibujos, el panel expositivo mostró todos los elementos del proyecto: título, autores y centro educativo, marco teórico de la investigación, hipótesis, metodología, resultados, conclusiones y posibles aplicaciones.