El Gobierno descarta retomar el Museo de Arquitectura que proyectó Zapatero

Imagen actual del edifico del Banco dde España, con los carteles que anuncian la futura construcción del Centro del Español./MARÍA SERNA
Imagen actual del edifico del Banco dde España, con los carteles que anuncian la futura construcción del Centro del Español. / MARÍA SERNA

El Ejecutivo socialista no modificará la decisión que adoptó el PP de frenar la construcción de la sede museística

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Fue un proyecto que auspició y promovió especialmente para la capital salmantina el Gobierno socialista que presidió José Luis Rodríguez Zapatero. Con la llegada del Partido Popular al poder y bajo la presidencia de Mariano Rajoy, la tentativa quedó congelada por culpa de las penurias económicas que generó la crisis. Ahora, con el PSOE gobernando de nuevo España y con Pedro Sánchez como inquilino de La Moncloa, el viejo proyecto socialista ha quedado totalmente sepultado y sin posibilidad de ser resucitado, ratificándose irónicamente la polémica y controvertida decisión que adoptó el Ejecutivo del PP para la ciudad del Tormes.

El proyecto en cuestión no es otro sino la abortada ubicación en la capital salmantina, concretamente en el antiguo inmueble del Banco de España en la céntrica plaza de Los Bandos, de una de las tres sedes que iba a tener el Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo, que se sumaría a las otras dos proyectadas en Madrid y Barcelona.

El Gobierno de Pedro Sánchez respondió semanas atrás en el Senado una pregunta formulada por el Grupo Mixto, relativa precisamente al frustrado proyecto del Museo de Arquitectura. La interpelación llevaba las rúbricas de los senadores de Compromís, Carles Mulet y Jordi Navarrete, quienes planteaban que el proyecto se encontraba «aparcado sin razón aparente».

En la contestación del Ejecutivo en la Cámara Alta , se rememora el concurso de ideas que se convocó para la selección del equipo redactor del proyecto de reforma del antiguo inmueble del Banco de España. Se recuerda también que el concurso se adjudicó al equipo 'Nomasdoce', formado por los arquitectos Diego Daza Pisonero y Gonzalo Martínez Márquez. Las obras se licitaron con un presupuesto de 12.853.598 euros.

El contrato de las obras se anuló en 2012 por limitaciones presupuestarias

La cronología de las vicisitudes que paralizaron esta ambiciosa iniciativa museística revela que en julio de 2012 se procedió a la renuncia a la adjudicación del contrato de obras «por razones de interés público». La primera causa, según se relata en la respuesta parlamentaria, consistía en que «no estaban suficientemente desarrollados el programa de necesidades, el plan museológico ni el modelo de gestión, por lo que no estaba justificada una intervención de la magnitud que se planteó en su momento con tres sedes físicas en Salamanca, Madrid y Barcelona».

El segundo motivo fue que «existían limitaciones en la disponibilidad presupuestaria, por lo que no parecía adecuado plantear un Museo de Arquitectura con tres sedes físicas». Ante este panorama, el Ministerio de Fomento decidió dejar aplazado el proyecto y comenzar a trabajar en un nuevo modelo de Museo Nacional de Arquitectura, «reorientado hacia un modelo en red, que coordinará e integrará los diferentes proyectos, instituciones y demás actores que ya realizan actividades o tienen el potencial de hacerlo para difundir y promover la excelencia de la arquitectura española».

Nueva plataforma

La respuesta del Gobierno no deja lugar a dudas, descartando totalmente cualquier hipotética tentativa de retomar la idea. Por ello, el Ejecutivo se compromete a «seguir trabajando para conseguir hacer realidad la idea de dotar a la arquitectura española de la plataforma idónea para su difusión y reconocimiento como bien cultural nacional, que se materializa en el artículo 10.2 del Real Decreto 953/2018, de 27 de julio, por el que se desarrolla la estructura básica del Ministerio de Fomento».

Durante el Gobierno del Partido Popular, los parlamentarios nacionales y procuradores regionales del PSOE salmantino plantearon en varias ocasiones la necesidad de recuperar el viejo proyecto del Museo Nacional de Arquitectura y se mostraron especialmente críticos con la decisión del PP que, curiosamente, cuenta ahora con las bendiciones del actual Gobierno socialista de Sánchez.