La familia a la que se paró el desahucio se irá a vivir a la casa ofertada en Villavieja de Yeltes

Adolfo y Coral, los niños de la pareja./WORD
Adolfo y Coral, los niños de la pareja. / WORD

La pareja, tras intentar conseguir, sin lograrlo, una vivienda más cercana a Salamanca, finalmente firmará el contrato de alquiler el próximo día 10

ROSA MARÍA GARCÍA / WORDSALAMANCA

Adolfo F.B., Cristina de la Rosa y sus dos hijos, Adolfo y Coral, se irán finalmente a vivir a la localidad de Villavieja de Yeltes, a la casa ofertada por el Ayuntamiento de Salamanca y la Junta de Castilla y León el pasado día 24.

Tras intentar durante los últimos días conseguir una vivienda más cercana a la capital salmantina, lugar donde están empadronados y donde consideraban que era «más justo» quedarse y tras conocer que en estos momentos dichas administraciones no disponen de viviendas de alquiler social ni en Salamanca ni en localidades cercanas, la pareja ha decidido aceptar la de Villavieja, a la que se trasladarán de forma provisional a la espera de que mejore su situación.

La decisión la toman porque «no hay otra alternativa si lo que buscamos es sobre todo el bienestar de nuestros hijos». Además, aunque nunca rechazaron irse a Villavieja, durante los últimos días ya habían perdido esa posibilidad, por lo que desde Servicios Sociales del Ayuntamiento se pidió ayer a la Junta que se volviera a ofertar la mencionada vivienda y una nueva fecha para la firma del contrato, que será el próximo miércoles, día 10.

Aún no hay fecha para el traslado a dicha localidad, ya que el juez no ha comunicado el lanzamiento de la casa en la que residen actualmente, situada en la calle Diego Hurtado de Mendoza de Salamanca, aunque se prevé que sea en breve.

Como se recordará, el pasado junio se paró la orden de desahucio de la familia, por impago del alquiler, hasta el día 5 de este mes, fecha en la que se suponía que tenían que abandonar su actual residencia. Ahora, desde el Juzgado y el Ayuntamiento se ha paralizado con carácter de urgencia y en los próximos días el juez tendrá que liberar la comunicación para el lanzamiento.

La vivienda a la que se traslada la familia cuenta con salón, cocina, tres dormitorio y un baño, pero está sin amueblar, salvo el equipamiento mínimo de la cocina, y la renta mensual es de 41,54 euros. También se les ayudará, a través del convenio del Ayuntamiento con Cáritas, a pagar los gastos correspondientes al alta de suministro, así como la primera cuota del arrendamiento.

Adolfo, Cristina y sus dos hijos, de uno y dos años, han vivido desde el mes de noviembre sin suministro de luz, agua caliente y calefacción. Ahora, aunque se tengan que trasladar a 80 kilómetros de su ciudad, ya no tendrán que sobrervivir en esas condiciones.

Adolfo F.B., que desde los inicios de su caso se ha puesto en contacto con numerosas instituciones para dar a conocer su situación, ha estado intentando hasta el último momento una vivienda más cercana a su ciudad y, asegura, que espera que la de Villavieja de Yeltes sea «de manera provisional», por lo que tiene previsto remitir sendos escritos a la Consejería de Fomento de la Junta y al Ayuntamiento de Salamanca para transmitirle que el deseo de la pareja es poder contar con una casa más cerca de la capital.