«España tiene fortalezas para un crecimiento sostenido en el tiempo»

La ministra Reyes Maroto, esta mañana en Salamanca./LAYA
La ministra Reyes Maroto, esta mañana en Salamanca. / LAYA

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, explica en Salamanca los desafíos a los que se enfrentan las industrias españolas

D. BAJO / WORD

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, invitó esta mañana a contemplar el futuro con «luces largas» y no dejarse llevar por los partidos «que evocan crisis y catastrofismos» en materia económica. La ministra participó en una nueva edición del Foro Económico de El Norte de Castilla, patrocinado por CGB Nuevas Tecnologías, Laboral Kutxa, Enusa y Global Exchange con la colaboración del hotel Tryp Montalvo.

Aunque Reyes Maroto centró el grueso de su intervención en las medidas adoptadas por su departamento durante estos diez meses de Gobierno, arrancó valorando los datos de la Encuesta de Población Activa publicados esta mañana. Según la ministra, las cifras «confirman el buen contexto de creación de empleo» y corroboran una «tendencia positiva» para el bienio 2018-2019. El Ejecutivo espera que cuando acabe el año se hayan generado 900.000 empleos. Para Reyes Maroto, el Gobierno ha probado que se pueden combinar «la disciplina fiscal y los avances contra la desigualdad». En esta línea, también apuntó que «no hay evidencias» de que decretar un aumento del salario mínimo se haya traducido en más desempleo.

Las elecciones están a la vuelta de la esquina y el Gobierno ha de reivindicar sus logros. Reyes Maroto comentó que han trabajado para crear «un proyecto de país» y, en lo que a su ministerio concierne,un «modelo más productivo». Los tres desafíos que acomete son la digitalización, la sostenibilidad y la internacionalización, teniendo en cuenta además que el 90% de las empresas españolas son pymes. Según la ministra, las pymes deben ganar tamaño para afrontar los tres desafíos anteriores y el gobierno ya ha diseñado un marco especial para su impulso y promoción.

La digitalización es un imperativo. «Hay que subirse al tren del Internet de las cosas, la inteligencia artificial...». El tejido industrial español está «muy comprometido» con la digitalización, pero «falta talento digital» en España para aprovechar las posibilidades de la digitalización y un modelo formativo para el trabajador 4.0. España ocupa el 14º puesto de la UE en competencias digitales y solucionar este problema «debe ser un elemento clave en la legislatura».

Diésel

Hablar de sostenibilidad remite a términos como energías limpias, economía circular o emisiones diésel. Reyes Maroto zanjó la cuestión inmediatamente: «El Gobierno no ha prohibido el diésel. Es una tecnología con mucho recorrido». Recordó que están trabajando con el sector de la automoción para «mantener el liderazgo» pero sin descuidar las exigencias medioambientales que llegan desde Bruselas. La transición hacia las bajas emisiones debe ser «justa y ordenada». Así, calificó de «valiente» la actitud del Ejecutivo en materia de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático y alabó las posibilidades de la economía circular, con el reciclaje como ejemplo.

El tercer desafío de la industria española es la internacionalización. España dispone de «instrumentos ágiles a disposición de las pymes» para ayudar a sus empresas en esta tarea, como fondos o ayudas públicas. Quieren que las empresas «nazcan globales y le pierdan el miedo» a salir fuera. Muchas «salieron fuera por necesidad» cuando estalló la crisis «y hay que aprovechar» esa experiencia fuera de nuestras fronteras.

Reyes Maroto vinculó la internacionalización con el sector agroalimentario. Éste es «clave» contra la despoblación y una pieza esencial en el economía de Salamanca y de Castilla y León. «Tiene un gran potencial y hay que acompañarlo en su internacionalización».

La ministra también hizo referencia a otros sectores económicos importantes para la provincia y la Comunidad, como el turismo, de la que también es titular. Su departamento lucha contra el intrusismo en la industria textil, farmacéutica, cosmética y también turística, en terrenos como los alojamientos ilegales. Maroto se mostró partidaria de potenciar la calidad sobre la cantidad. El turismo es un eje vertebrador y España recibió 87 millones de viajeros en 2018, pero «hay que cambiar el paradigma» y aparcar el sol y playa veraniegos. La ministra propuso desestacionalizar la oferta y reivindicar el patrimonio, la cultura y la gastronomía. El turismo de playa no da más de sí.

En este punto citó el caso de Salamanca como ejemplo de turismo idiomático y señaló que trabajarán con la Junta para que éste gane peso en la región. También comentó que el turismo puede actuar de freno contra la despoblación rural y añadió que el Gobierno está adoptando medidas contra el vaciamiento interior. La próximo Conferencia de Presidentes, ya con un nuevo Gobierno en la Moncloa, dará el visto bueno a un nuevo plan que incluye ideas como subvencionar a empresas para que abastezcan a los pueblos sin comercios o la elaboración de un mapa industrial para conocer dónde están los polos de atracción y cómo redistribuir mejor las inversiones en industria para favorecer a las zonas con menos posibilidades. «Cualquier industria puede venir a Salamanca», insistió. Otras medidas del Gobierno, como llevar fibra óptica a todos los polígonos industriales, siguen esta línea de trabajo. «La brecha digital no puede ser un motivo para no asentar población».

La ministra también dejó algunas valoraciones sobre cuestiones como la subida de salario, la necesidad de modernizar el «obsoleto» estatuto de los trabajadores, los impuestos a las grandes empresas de internet («hemos sido valientes», pero la UE ha de tomar cartas en el asunto) o las inevitables menciones a las elecciones y los pactos. Maroto espera que el PSOE pueda formar un Gobierno con «estabilidad parlamentaria» que favorezca la gobernabilidad porque España no puede ir a las urnas «cada dos años». «España tiene fortalezas para un crecimiento sostenido en el tiempo» y «sería un error» que otros partidos guardasen en el cajón «el trabajo de estos 10 meses». «Hemos puesto España en marcha para liderar el mundo», concluyó.