Los constructores propondrán duplicar las ayudas municipales para reformas en 2019

Un edificio del centro de la ciudad rodeado por los andamios durante un proceso de reforma. /WORD
Un edificio del centro de la ciudad rodeado por los andamios durante un proceso de reforma. / WORD

El proyecto tiene una dotación de un millón de euros para mejoras energéticas y en accesibilidad

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

El Patronato Municipal de la Vivienda y Urbanismo dio ayer luz verde a las bases de la convocatoria de ayudas para la rehabilitación de viviendas de edificios. Grosso modo, el Ayuntamiento dedicará un millón de euros a subvencionar parte del coste de las obras de conservación, accesibilidad y eficiencia energética en edificios de viviendas a través de ayudas a los propietarios. Con esta medida se quiere ayudar a que las comunidades de propietarios puedan instalar ascensores, reparar sus tejados, mejorar el aislamiento de sus fachadas o instalar sistemas de calefacción. Las ayudas dependerán de los ingresos de cada vecino de la comunidad (por ejemplo, las rentas más bajas tendrán derecho a una subvención del 75% del coste de las obras, hasta un máximo de 4.500 euros por vivienda) y las citadas bases se publicarán el 1 de septiembre.

Hasta ese día hay tiempo de preguntar a la comunidad si se va a concurrir a las ayudas para instalar ascensores, cambiar cerramientos o colocar rampas. Aún hay muchas preguntas en el aire que se irán respondiendo conforme pasen las semanas, pero por el momento la idea ha concitado el aplauso casi unánime y todos los grupos políticos del Ayuntamiento se atribuyen una parte importante del mérito.

La constructores apoyan el proyecto pero creen que la dotación puede ser escasa

A nivel profesional, uno de los sectores que más tiene que decir en esta historia es el de los constructores. Juan Manuel Gómez preside la Asociación de Empresarios Salmantinos de la Construcción, Obras Públicas y Auxiliares (Aescon) y su opinión merece ser tenida en cuenta.

Las empresas vinculadas a Aescon «están encantadas» con la idea municipal de aportar un millón de euros para echar una mano a las comunidades de vecinos. «Para nosotros, todo lo que sea invertir o recuperar está muy bien. Estamos encantados. Conservación, accesibilidad, energía, instalación de ascensores en algunos barrios... Era una actuación demandada desde tiempo», apunta. El sector, después de todo, no ha olvidado los años de travesía por el desierto tras la crisis de 2008. Las reformas implican movimiento empresarial, inversiones, contratos y empleo. «Todo lo que entre es poco, dadas las circunstancias. Estamos encantados de que se vuelva a focalizar en la construcción».

Juan Manuel Gómez mira al futuro y éste, afirma, pasará por incrementar los recursos. «La cantidad (un millón de euros) es razonable, pero no hay que ser conformista y así se lo hemos dicho al concejal». Es una cifra apropiada «como inicio». La cuantía de 2019, según los constructores, debería rondar al menos los dos millones de euros.

Un millón de euros puede cundir mucho o irse en nada. Es una de esas cuestiones que se resolverán a partir de septiembre. «A simple vista viene bien, pero habrá que ver cómo se reparte, porque esa cantidad se puede agotar con cuatro edificios grandes». Un bloque de 30 o 40 viviendas que decida reformar fachadas, optimizar eficiencia energética... podría llevarse más de 100.000 euros en ayudas «y con eso da para diez actuaciones» en toda la ciudad. Si sólo se trata de cambiar ascensores o de instalar rampas, los fondos cundirían mucho más.

El presidente de Aescon opina que este tipo de detalles «se irán solventando» con el tiempo, en función del reparto de los fondos, de dónde estén los bloques de pisos... «Hay barrios con edificios antiguos que requerirán conservación de fachadas y cubiertas, optimización energética...» y otros con mayores problemas de accesibilidad «como San Bernardo», en los que abundan los bloques de 3 o 4 plantas sin ascensor «y donde creemos que se prior izará la accesibilidad sobre la eficiencia energética. Ya se verá como se distribuyen los fondos y qué prima».

Las bases para que las comunidades de vecinos pidan las ayudas se publican en septiembre

En cualquier caso, y pese a las dudas razonables, Juan Manuel Gómez reitera el apoyo explícito al proyecto municipal. «No lo criticamos. Lo apoyamos y estamos encantados, pero creemos que la dotación es algo escasa y hay que apretar más». Además, los constructores valoran que la gestión dependa del Patronato Municipal de Vivienda y Urbanismo. «Es un departamento que funciona perfectamente. Están muy cualificados y dan todas las garantías», concluye.

¿De quién fue la idea?

Las lecturas políticas de los cuatro grupos municipales tienen un elemento en común: todos reivindican parte de la iniciativa y Ganemos, además, añade que «vigilará» la correcta aplicación de ésta y que presentará medidas para intentar mejorarla.

El equipo de Gobierno ya anunció la semana pasada, durante la presentación del proyecto, que «una de las prioridades del Ayuntamiento es seguir aumentando la calidad de vida de las personas y hacer de Salamanca una ciudad más accesible, humana y cómoda tanto en los espacios públicos, en las calles, plazas y parques, como en edificios y viviendas».

El Grupo Municipal Socialista, por su parte, reivindica su rol como «oposición útil» y recuerda que este proyecto nació de una propuesta de los concejales socialistas «en la que el PSOE llevaba mucho tiempo trabajando». Su portavoz, José Luis Mateos, corrobora la valoración «muy positiva» de su grupo sobre la línea de ayudas y adelanta que es «un primer paso» para una política de rehabilitación «más ambiciosa para el futuro» en la que ya están trabajando. «Un millón es una cantidad bastante adecuada para empezar», comentó, «pero con vistas a incrementarlo en el futuro».

El portavoz de Ciudadanos, Alejandro González Bueno, señala que su grupo ya «exigió» al Consistorio que acometiese programas de reformas y que esta petición quedó plasmada en el acuerdo programático firmado en 2015 con el PP. Reclamaron una partida presupuestaria de un millón de euros para rehabilitaciones en los presupuestos de este año «y entendemos que será un montante fijo y que se irá ajustando con la experiencia». González Bueno cita el ejemplo de las ayudas para material escolar, donde «se empezó con 50.000 euros y se ajustó con los años». Cs aboga por entrar en una nueva fase «no tanto de crecer hacia afuera sino de rehabilitar desde dentro, con barrios mejor adaptados y con más calidad de vida».

Ganemos, finalmente, aseguró ayer que «al fin» el Ayuntamiento se interesa por las reparaciones y que llevan insistiendo en este idea «desde 2015», cuando entraron en las instituciones. Hasta entonces «la rehabilitación era algo ajeno a Salamanca».

Virginia Carrera abogó ayer por lanzar una campaña específica de difusión e información para las personas mayores y reclamó al Patronato de la Vivienda que asuma un «papel proactivo» asesorando a las comunidades y resolviendo preguntas. Los portavoces de Ganemos echan de menos que no exista una oficina municipal en la que aunar todas las gestiones para evitar papeleos y paseos a los ciudadanos, plantean sus dudas sobre la cuantía porque «no se ha previsto si será bastante» y apuntan que las bases aprobadas ayer «se ven faltas de planificación». Según Ganemos, se ha dejado demasiado espacio a la improvisación y por ellos estarán «expectantes, vigilantes y pendientes» con la aplicación del proyecto.

 

Fotos

Vídeos