El conductor del trágico accidente de Galisancho insiste en que no recuerda nada de lo que pasó

Los bomberos trabajan en el vehículo siniestrado./EFE
Los bomberos trabajan en el vehículo siniestrado. / EFE

Asegura ante el juez que esa noche no consumió drogas y que no sabe ni cuántas personas iban el en coche

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El joven conductor del automóvil implicado en el brutal accidente en el que murieron cuatro jóvenes en Galisancho el pasado 21 de julio, A. J. L., ha declarado este jueves ante el juez del juzgado de instrucción número 4 insistiendo en que no recordaba nada de los sucedido y que esa noche no había consumido drogas.

El conductor, que dio positivo en las pruebas de drogas y alcohol que se le practicaron tras el accidente, ha negado en su declaración haber consumido drogas esa noche y ha comentado que probablemente diese positivo porque sí las había consumido unas semanas antes.

También ha destacado que no recordaba nada de lo que había sucedido, algo que atribuye al gran golpe que recibió en la cabeza en el accidente, aunque también a señalado que ya desde antes de producirse el fatal accidente había tenido momentos en los que tampoco tenía muy claro que estaba haciendo.

Insistiendo en que no se acordaba de nada ha llegado a decir que no sabía ni cuantos jóvenes viajaban con en el vehículo. Además ha reiterado que lamenta mucho lo sucedido y que asumirá sus responsabilidad recordando que el también ha perdido a sus amigos.

Al joven A. J. L., de 29 años y que permanece en libertad provisional a la espera de juicio, se le investiga por cuatro presuntos delitos de homicidio imprudente, uno de lesiones imprudentes y otros dos contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia del alcohol y las drogas. Además, tres días después del accidente el juez ordenó la intervención del permiso de conducir del joven. El copiloto de cohce en el que viajaban, el otro superviviente, no ha declarado aún ante el juez.

Los hechos sucedieron el pasado 21 de julio cuando los seis jóvenes que viajaban en el vehículo se dirigían a Alba de Tormes, donde residían, después de haber disfrutado de las fiestas de la pedanía de Santa Inés, en Galisancho y salirse de la carretera chocando contra un árbol y un muro.