ATLETISMO

Álvaro de Arriba: «Una medalla en el 800 en Berlín quedaría para la historia»

Álvaro de Arriba, en el último Mundial indoor. /REUTERS
Álvaro de Arriba, en el último Mundial indoor. / REUTERS

El atleta salmantino, actual doble campeón de España, acude a por todas al Europeo porque «decir que eres campeón de Europa es algo muy grande»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Álvaro de Arriba viaja hoy mismo con la selección nacional de atletismo al Campeonato de Europa que empezó a celebrarse ayer en Berlín. Lo hace con todos los deberes hechos en una temporada en la que se ha proclamado doble campeón de España tanto al aire libre como indoor, ha batido su mejor marca personal (1:44:99) y además fue quinto del Mundial bajo techo en una final del 800 que afrontó diezmado por un proceso febril. Pero su gran cita del año llega ahora: el pupilo de Juan Carlos Fuentes tiene en mente este Europeo desde el inicio del curso. Será su segundo gran campeonato europeo al aire libre como absoluto. En el primero, en 2016 en Amsterdam, ya dio la sorpresa colándose en la final siendo séptimo; en el de bajo techo de 2017 ya se colgó la medalla de bronce en Belgrado. Así afronta el mejor atleta charro del momento y uno de los mejores de la historia de Salamanca su gran cita del verano. El jueves disputa la primera ronda en busca de las semifinales del viernes (19:32) y la final es el sábado (20:30 horas).

–Hoy viaje con una maleta cargada de motivación...

–Sí, he corrido muy bien este verano, sin complicaciones en los entrenamientos. Llego con la cabeza en su sitio, motivado y con el grado de experiencia necesario para afrontar este tipo de campeonatos.

–Ha logrado ya dos oros nacionales, MMP y el quinto puesto en el Mundial indoor pero desde el inicio del curso tiene este Europeo entre ceja y ceja.

–Sí, al final lo que queda en la historia es el aire libre. El equipo español tiene muchas medallas en pista cubierta pero en el aire libre están todos y es donde hay que demostrar el verdadero nivel. En el 800 tenemos el mejor ejemplo, lo mejor que hay es un bronce en un Europeo y hemos tenido atletas de 1.43 como Kevin López o Reina, y Reina fue cuarto como mejor resultado. Yo quiero estar en las medallas porque quedaría para la historia. Lo he hablado con un hombre que sabe mucho de este tipo de cosas como Manuel Olmedo y me dice que la medalla es al final lo que queda. Las marcas se pueden batir después, pero la medalla que tu consigas no te la quita ya nadie. Una medalla de oro solo la tiene una persona en cada campeonato. Y a nivel de repercusión vivimos en una sociedad que es lo que importa: sea el deporte que sea, decir que eres campeón de Europa es muy grande.

–¿Con qué ha soñado estos días?

–Me muevo dentro de la realidad como hago siempre. Siempre quieres más, pero a día de hoy ya he competido al aire libre en Roma con Adam Kszczot y pude ganarle, o contra Bosse, a Saúl Ordóñez también o a los británicos. De los que estamos entre los diez primeros ya les he podido ganar este año. En este tipo de carreras es muy importante la experiencia y es algo que a día de hoy sí que he podido mejorar. En pista cubierta me puse enfermo en el Mundial y ahí no salió todo perfecto como quería, pero estamos todos expuestos a eso.

–En su primer Europeo al aire libre en 2016 ya fue finalista. ¿De qué le sirve eso ahora?

–La experiencia me la da no solo ese campeonato sino todos en los que he estado. Cada vez gestionas mejor todo, cosas que antes no le dabas importancia pero que sí la tienen. En Amsterdam yo no estaba para correr tres carreras y se notó en la final. Lo sabíamos mi entrenador y yo. Allí estar en la final fue el gran premio. Es el cúmulo de competiciones de estos cuatro años lo que me hace gestionar todo bien ahora.

–¿Cómo se afronta una competición con tres carreras?

–En un Europeo es complicado guardar. Intentas no gastar en las primeras rondas pero no te puedes despistar porque están los mejores de Europa y te puede salir caro.

–Hablando de rivales por las medallas... Kszczot, Bosse, Ordóñez, Tuka...

–Viendo el ranking cómo está, seremos unos diez atletas luchando por estar en los ocho puestos de la final. Pero por ejemplo Amel Tuka está por tiempos detrás de mí y para mí es uno de los grandes favoritos aunque venga muy de tapado este año. En Roma fue el primer europeo. Para mí es candidato a todo como Bosse, Adam, el también polaco Lewandoski que está inscrito en 1.500 y 800 pero no sé dónde correrá todavía, y entre los británicos yo destacaría a Elliot Giles, y por supuesto Saúl Ordóñez y yo.

–En algunas quinielas de expertos en redes sociales no aparece Álvaro de Arriba, en algunos medios nacionales como gran referencia del 800 nacional aparece Saúl Ordóñez... ¿Eso lo tiene en cuenta? ¿Le motiva?

–Si digo la verdad, quizá me podría molestar hace tres años o distraer algo. Pero a día de hoy ya no. Puedes ir de gran favorito a un campeonato por la marca pero todo el mundo se acuerda de las medallas. Las quinielas no siempre aciertan. Cada uno, junto a su entrenador, sabe cómo llega al campeonato. Las redes sociales las tengo ahora más de lado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos