Los accidentes laborales en Salamanca superan los 4.100 en lo que va de año

Los accidentes laborales en la construcción continúan manteniéndose en un nivel alto. /LAYA
Los accidentes laborales en la construcción continúan manteniéndose en un nivel alto. / LAYA

La siniestralidad en el trabajo crece respecto al primer semestre de 2018, pero la gravedad desciende, al no haber accidentes mortales

ROSA MARÍA GARCÍA / WORDSALAMANCA

El número de accidentes laborales continúa creciendo en Salamanca. En el primer semestre de este año, se registraron un total de 4.155 siniestros, de los que 2.319 fueron sin baja y 179 in itinere (con baja), según los datos estadísticos de la Junta de Castilla y León. La mayoría de los accidentes fueron leves, siendo 19 de ellos graves; el dato positivo es que no se registraron accidentes mortales. Además, hubo 67 empleados con enfermedades profesionales, pero solo 35 se dieron de baja.

Las cifras constatan un ligero incremento respecto al mismo periodo del año anterior, ya que se registraron 4.117 accidentes; solo 1.534 fueron con baja y hubo 50 con enfermedades profesionales.

Si se comparan los datos de los últimos años, la siniestralidad laboral sigue creciendo, aunque, quizás desciende la gravedad. Así, la siniestralidad ha pasado de los 3. 700 accidentes del primer semestre de 2015 a los 4.155 del presente año, es decir cerca de 450 más. Sin embargo, este año es el único en el que no se han registrado accidentes mortales, ya que en el primer semestre de 2015 fueron dos y en 2018 tres.

Comparando los datos por años; se ha pasado de los 7.591 del año 2015, a los 8.062 de 2016, los 8.017 de 2017, y los 8.482 de 2018: es decir, un aumento importante y constante casi todos los años. En cuanto a mortalidad, los años 2016 y 2017 fueron los que peores cifras registraron, con 7 y 6, respectivamente, mientras que el año pasado fueron cuatro (tres en el primer semestre) y en 2015 se registraron tres. Las bajas también se incrementan, pero no en proporción al aumento de la siniestralidad.

Temor por darse de baja

En porcentajes generales «la siniestralidad sigue aumentando y con un incremento de accidentes graves, pero este año ha descendido sobre todo el de muertes», apunta Emilio Pérez Prieto, secretario general de CC OO en Salamanca, quien resalta que el mayor «incremento es el de la siniestralidad en los accidentes laborales sin baja y eso nos preocupa». En este sentido, se refirió al desconocimiento de los datos reales sobre «la gran cantidad de siniestralidad que hay que no está acompañada de baja, sobre todo como consecuencia de la falta de asistencia que hacen los trabajadores a la mutuas». El accidente, explica, consta, pero «el trabajador no quiere que figure como tal en la medida que eso puede ser un riesgo de pérdida de puesto de trabajo; hay inseguridad, miedo, por una baja laboral, bien sea por enfermedad común o por accidente de trabajo, pues el trabajador tiende a no admitirlo».

En cuanto a las bajas por los accidentes laborales por sectores, durante el primer semestre de este año, según los datos de la Junta de Castilla y León, el sector servicios se sitúa a la cabeza con 816 accidentes, seguido de la industria con 445, la construcción con 271 y el agrario con 125, registrándose en todos ellos un incremento respecto al primer trimestre del año anterior.

Según Pérez Prieto, «ha habido un repunte importante en la agricultura; se registra mucha siniestralidad por la falta de formación y porque los trabajadores, como son contratos temporales, firman un documento que les facilita la empresa como que han hecho el curso de formación correspondiente sin que lo reciban». Son contratos, añade, de unos meses y la empresa «no pierde», en cursos de formación de ocho horas, como mínimo, «incumpliendo» así lo que establece la Ley de poner en conocimiento del empleado los riesgos de su puesto de trabajo.

También, CC OO está detectando un aumento en la siniestralidad de sectores que tienen que ver con el reparto, la mensajería, etc. Aquí, explica, ha habido un importante incremento de la siniestralidad, aunque no tienen datos concretos. «La parte que nos consta es la de los trabajadores por cuenta ajena, pero de los autónomos o 'falsos autónomo' no tenemos informes, aunque nos consta que se ha incrementado mucho la siniestralidad, es un trabajo sin límite de horas».

El incremento, por tanto, es importante en estos últimos sectores, así como en el de la agricultura, y se mantiene «en niveles altos» tanto en la construcción como en el sector servicios. Hay que tener en cuenta que en este último, con 811 bajas por accidentes en lo que va de año, es el sector donde más actividad hay en la provincia de Salamanca, con casi el 63 por ciento, apunta Pérez.

Otro aspecto importante para el secretario general de CC OO es el tema de las enfermedades profesionales. En lo que va de año, se han registrado 67 y solo 32 se han dado de baja, según la Junta. Pero no es sólo eso, es que las mutuas, sobre todo, tienden «a lavarse las manos» y a considerar como enfermedad común lo que es enfermedad profesional; por este motivo, el sindicato pide que se amplíe el catálogo de enfermedades profesionales, ya que se están incremento en determinados sectores.