Palencia celebrará 80 festejos taurinos en agosto y septiembre

Quiebro a una vaquilla en Dueñas, el año pasado. /Luis A. Curiel
Quiebro a una vaquilla en Dueñas, el año pasado. / Luis A. Curiel

Las localidades son Torquemada, Dueñas, Astudillo, Paredes de Nava, Villada, Carrión, Guardo, Saldaña, Fuentes de Nava, Villarramiel, Ampudia, Baltanás, Herrera y Palencia

BÁRBARA RODRÍGUEZ VALBUENAPalencia

Las calles se visten de gala en el mes de agosto con la celebración de las fiestas patronales en muchos pueblos de la provincia. A las verbenas y procesiones religiosas se une un invitado que, después de años de tradición, ya no puede faltar: el festejo taurino. Encierros; corridas de toros; concursos de saltos, cortes y quiebros; rejones o novilladas con y sin picadores, son imprescindibles en esos municipios.

Son catorce los pueblos que durante este mes de agosto y hasta mediados de septiembre tienen previsto celebrar sus festejos taurinos, aunque no todos han acudido aún a la Delegación Territorial de la Junta de Palencia a solicitar las correspondientes autorizaciones, ya que han de presentarse al menos diez días antes de la celebración del festejo. Y es que para este año se prevé que se alcancen las cifras de 2017, cuando se celebraron un total de 76 espectáculos taurinos en los catorce municipios de la provincia palentina con esta tradición.

En el marco de la celebración de fiestas patronales, la Delegación Territorial ha autorizado –por el momento y hasta el pasado 9 de agosto– a cinco municipios para la realización de sus festejos taurinos, y otros cuatro están pendientes de tramitación. El resto, lo podrán solicitar paulatinamente a medida que se acerquen las fechas, respetando ese plazo de margen de diez días, algo que para ninguno de los pueblos es nuevo, ya que todos son viejos organizadores de estos actos.

Son espectáculos para los que cada año se destina un gran porcentaje del presupuesto total anual o estival de los ayuntamientos, razón por la cual muchos años hay recortes en el número de festejos, días de celebración e, incluso, en municipios que se replantean contar con ellos, sobre todo en años de crisis. Y es que los presupuestos se elevan por los requisitos que conlleva mantener esta tradición: la obligación de estar presentes una ambulancia y un médico, además de las distintas medidas de seguridad, como el vallado portátil que se dispone a lo largo de las calles.

Tradición taurina

Una tradición taurina que se mama en pueblos como Astudillo, que este año no podrá contar con su toro enmaromado –tras su anulación por parte de la Junta dentro del registro de espectáculos tradicionales– y será sustituido «por algo que pueda ocupar su lugar», señala el alcalde del municipio, Luis Santos. «Son años de tradición con el enmaromado, pero no queremos echar un pulso a nadie, no es regulable y ya está», admite el regidor. Astudillo contará estas fiestas con cinco festejos: un espectáculo de cortes; un encierro matutino; dos novilladas sin picadores y un encierro con un toro. La partida será superior a los 15.000 euros que se destinaban los años anteriores, porque «este es experimental, en el que hay que adaptar el pueblo y se está haciendo obra civil y de albañilería, como los agujeros en el suelo para las talanqueras de seguridad del recorrido».

Pero los encierros no solo se presentan como una festividad para los vecinos, también como una oportunidad de atraer turistas y gentes de los pueblos cercanos. «Hay determinados festejos, sobre todo los encierros, que atraen a aficionados que marcan en su calendario las distintas rutas taurinas», admite el diputado de Turismo y alcalde de Paredes de Nava, Luis Calderón. En el municipio, que tendrá en sus fiestas de septiembre un concurso de cortes, una corrida de rejones, tres encierros urbanos y una corrida, «la cantidad que se destina a los festejos taurinos ronda el 40% del presupuesto de fiestas de todo el año, donde las corridas son lo más caro» apunta Calderón.

Los Benditos Novillos

El domingo siguiente a la festividad de Nuestra Señora de Carejas, Paredes celebra su fiesta más importante y antigua, los encierros y corridas de Los Benditos Novillos, de los que ya había documentación en el siglo XVI, que «demuestra que hablar de fiestas de Paredes es hablar siempre de festejos taurinos». «No serían lo mismo sin su presencia», matiza el regidor.

«Dueñas es referente en la provincia por sus encierros. Están muy arraigados aquí, además, antes de que empiecen en Valladolid, mucha gente se pasa porque gustan mucho», admite la concejala de festejos del municipio, Laura Fernández. Dueñas se sumerge en sus fiestas a partir de la semana del 11 y a partir del viernes 17 se celebrarán tres encierros matinales; un encierro nocturno; un encierro vespertino; un concurso de saltos, quiebros y recortes; y el carro–toro, un pequeño encierro destinado a la diversión de los más pequeños. Para estos espectáculos, la partida presupuestaria destinada supone «casi un 25% del presupuesto global de todo el año, y solo el 50% del presupuesto de verano, entorno unos 35.000 euros». «Las fiestas en general son un encuentro propio con familia y amigos, aunque todo el que quiera está invitado» admite la concejal.

«Traemos toros porque todo lo que suponga respetar la tradición y atender una demanda –porque gusta y hay muchos ganaderos–para nosotros es un placer», admite el alcalde de Saldaña, donde se destinan a los toros «unos 10.000 euros» y donde hasta el día de hoy se ha cerrado contrato con el rejoneador Víctor Puerto y el novillero Francisco Canales Rivera para las fiestas del Valle en el mes de septiembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos