Dos hombres se acusan entre sí de conducir el coche del accidente mortal en Villasirga, Palencia

Uno de los acusados, durante su declaración. /El Norte
Uno de los acusados, durante su declaración. / El Norte

El Juzgado Penal reanudará el 25 de marzo la vista que dirimirá la responsabilidad por la muerte de una mujer en un choque en febrero de 2017

Marco Alonso
MARCO ALONSO

Ninguno de los dos hombres que ocupaban el Audi A4 que chocó con un Renault Clio el 19 de febrero de 2017 en Villalcázar de Sirga afirma ser el conductor del vehículo que aquella noche sesgó la vida de, M. J. P. D. L. S., vecina de Carrión que 49 años que murió tras el suceso ocurrido en el kilómetro 6,800 de la carretera P-980 (N-120 a Frómista). El juicio celebrado ayer en el Juzgado Penal de Palencia, después de casi cinco horas de declaraciones, fue finalmente pospuesto al 25 de marzo porque había tres testigos propuestos y admitidos que no fueron citados por la Oficina Judicial debido a un error administrativo.

Noticia relacionada

En sus escritos de calificación provisional, el fiscal y la acusación particular solicitaron cuatro años de cárcel para los dos hombres, Sergio

M. C. y Miguel Ángel F. F., además de la privación del carné de conducir durante cinco años y tres meses, así como una multa de 2.880 euros por un delito de homicidio por imprudencia, un delito de lesiones imprudentes y, en el caso de Sergio M.C., otro delito contra la seguridad vial.

El primero en declarar fue Sergio M. C., que recalcó en varias ocasiones que el que conducía en el momento del impacto era su compañero en el banquillo de los acusados, el dueño del vehículo, Miguel Ángel F. F., y que él iba en el asiento del copiloto. «Saliendo de Carrión, me quedé adormilado y me desperté con un traqueteo de golpes», declaró Sergio M. C., cuya sangre quedó impregnada en el 'airbag' del conductor, según demostró un análisis de ADN realizado por la Guardia Civil. No obstante, alegó que el sistema de seguridad se pudo manchar con su sangre cuando trató de sacar del vehículo al otro acusado. «La única explicación es que metí medio cuerpo y estaba sangrando de la nariz y de la mano», apuntó el acusado.

Tras la intervención de Sergio

M. C., fue Miguel Ángel F. F. el que respondió a las preguntas con un discurso completamente distinto. Miguel Ángel F. F. aseguró que se sentó en unos de los asientos de la parte de atrás del vehículo y que el que conducía era Sergio, mientras que en el asiento del copiloto viajaba la cuñada del otro acusado, que declaró poco después para secundar esta versión. «Iba medio dormido y me desperté por la sensación del golpe, que fue durísimo. Mi sensación fue que se me escapaban los ojos de la cara del golpe, que fue terrible», aseguró Miguel Ángel, que se autoinculpó del suceso cuando llegó la Guardia Civil al lugar de los hechos. «Cuando salimos del accidente, Sergio me dijo: 'di que conducías tú, macho, porque yo tengo familia'. Yo le dije que de acuerdo porque había destrozado el coche, que bastante era porque lo había comprado hace poco, y luego, cuando estábamos en el furgón de atestados, uno de los guardias me dijo: 'nos estás mintiendo porque tú no tienes sangre y él, sí. No seas bobo, no seas tonto porque tú no conducías, no sé a quién quieres encubrir porque hay una persona fallecida», aseguró Miguel Ángel F. F., quien añadió después que decidió cambiar su versión al conocer que había una víctima mortal.

Los dos acusados arrojaron resultados positivos por alcoholemia muy elevados (0,96 y 0,89) y Sergio M. C., además dio positivo por cocaína, unos hechos que aportaron una gran dosis de dolor añadida a los familiares de la fallecida, tal y como afirmó la hija de M. J. P. D. L. S. «Yo todavía no lo entiendo a día de hoy. ¿Cómo puede una persona conducir estando así?», se preguntaba ayer la testigo, que aseguró que se encuentra en tratamiento psicológico porque no comprende lo que sucedió aquel 19 de febrero de 2017 en un accidente que trata de esclarecerse en un juicio que comenzó ayer y que se reanudará el 25 de marzo a las 9:30 horas.