Global Nature anilla aves migratorias en los humedales de Tierra de Campos

Varias personas participan en un voluntariado ambiental en Palencia dentro del programa LIFE Paludicola, por el que los participantes contribuyen tanto al estudio y seguimiento de aves migratorias como a la protección del valor medio ambiental de los humedales, los ecosistemas más amenazados de Europa. /Ical
Varias personas participan en un voluntariado ambiental en Palencia dentro del programa LIFE Paludicola, por el que los participantes contribuyen tanto al estudio y seguimiento de aves migratorias como a la protección del valor medio ambiental de los humedales, los ecosistemas más amenazados de Europa. / Ical

El programa de voluntariado se desarrolla por sexto año consecutivo con una media de 8 voluntarios anuales

El Norte
EL NORTEPalencia

Un grupo de voluntarios coordinados por los técnicos de la Fundación Global Nature trabajan desde hoy en el anillamiento científico de aves en el espacio natural de La Nava y Campos de Palencia dentro de un programa para proteger las poblaciones de carricerín cejudo, el ave paseriforme más amenazado de Europa.

El trabajo se realiza en las lagunas de La Nava, Boada y Pedraza de Campos, en la provincia de Palencia, que son, además de lugares estratégicos para la migración de especies amenazadas, uno de los ecosistemas más amenazados de Europa, según ha informado la Fundación Global Nature que promueve este programa de voluntariado.

A la vez que conocen el valor de los humedales, estos voluntarios aportan su trabajo y tiempo al anillamiento de aves migratorias, un proceso fundamental para obtener información sobre especies amenazadas, como el carricerín cejudo, y ayudar con ese conocimiento a crear estrategias para proteger sus poblaciones.

Los integrantes del programa de voluntariado ambiental estarán hasta el próximo 23 de agosto en el espacio natural de La Nava y Campos de Palencia trabajando junto a los anilladores y técnicos de la entidad.

Este programa se desarrolla por sexto año consecutivo en estos humedales de Tierra de Campos, que fueron desecados hace 50 años y se han recuperado como núcleo de biodiversidad, acogiendo a numerosas aves.

Aquí los voluntarios tienen la posibilidad de conocer estos ecosistemas y contribuir a protegerlos colaborando en los trabajos de anillamiento científico de aves migratorias.

Uno de los objetivos principales es el anillamiento del mayor número posible de aves migratorias para obtener información como la fenología migratoria, la abundancia, la biometría, el estado físico y los lugares de origen y destino de migración de las aves.

Esta acción es parte del programa LIFE Paludicola, que ejecuta la Fundación Global Nature, por lo que se presta especial atención al carricerín cejudo, una pequeña ave mundialmente amenazada que tiene en los humedales de Tierra de Campos uno de los pocos enclaves conocidos de paso migratorio desde sus zonas de reproducción en Bielorrusia, Polonia y Ucrania hasta sus áreas de invernada en Senegal y Malí (África).

Las primeras observaciones de carricerín cejudo en Tierra de Campos datan de 1998 en la laguna de La Nava; posteriormente, en 1999, la Fundación Global Nature realizó los primeros anillamientos de la especie y a partir del año 2000 comenzó su estudio dentro de distintos proyectos que han permitido el estudio de 907 ejemplares hasta el comienzo de la campaña de este año.

Los resultados obtenidos de estos trabajos constatan el paso de la especie por los humedales terracampinos en sus viajes migratorios y demuestra que la buena conservación de los humedales resulta fundamental para que puedan realizar paradas y acopios de energía para llegar a África, certificando el importante papel que cumplen los espacios naturales protegidos.

Estos trabajos de investigación y seguimiento se enmarcan dentro del proyecto LIFE Paludicola que tiene como objetivo principal frenar el descenso de las poblaciones de carricerín cejudo mediante actuaciones de restauración del hábitat de paso migratorio pre y post nupcial.

Estas acciones se llevan a cabo durante el período 2017-2020 en 12 municipios de tres regiones españolas (Castilla-La Mancha, Castilla y León y Comunidad Valenciana), todas ellas incluidas en espacios de la Red Natura 2000.

La iniciativa está cofinanciada por el programa LIFE de la Unión Europea y son socios de la misma la Fundación Global Nature y la Junta de Castilla y León.