Un centenar de voluntarios ayudan a la Guardia Civil a buscar al joven desaparecido en Guardo

Cartel de búsqueda de Iván García./
Cartel de búsqueda de Iván García.

Las patrullas han peinado caminos, zonas verdes, casas y explotaciones abandonadas en un radio de ocho kilómetros

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Una treintena de agentes de la Guardia Civil, junto con dotaciones de bomberos y de la Policía Local de Guardo, coordinan el dispositivo de búsqueda de Iván García, el joven de 29 años que desapareció de su domicilio en la localidad guardense el pasado viernes.

A la búsqueda se han unido también alrededor de un centenar de voluntarios (a pie y a caballo), que se han concentrado a las 8:30 horas en la plaza del nuevo Ayutamiento, para iniciar un recorrido por los entornos del municipio. Además, participan los nueve integrantes del nuevo Equipo de Intervención Básica de Emergencias de Cruz Roja y miembros de Protección Civil.

En la búsqueda participa también un helicóptero y el grupo de perros de espacializados de Zamora.

Está previsto que los voluntarios vuelvan a reunirse esta tarde para continuar peinando los alrededores de Guardo.

Noticias relacionadas

Según ha explicado el alcalde de Guardo, Juan Jesús Blanco, los agentes de la Guardia Civil y los voluntarios han peinado durante la mañana un radio de ocho kilómetros alrededor del casco urbano. Se han recorrido las pistas rurales y forestales y las zonas perimetrales, además, se ha mirado en tapias, oquedades, casas abandonadas, refugios, arroyos, embalses e incluso en algunas fábricas y explotaciones abandonadas.

Se espera ahora poder contar con los permisos necesarios para acceder a algunas instalaciones industriales que pueden estar cerradas desde hace años y se encuentran valladas, con el fin de determinar si el joven puede encontrarse en su interior.

Iván García, que reside en casa de unos familiares, se ausentó del domicilio el pasado viernes, aunque dejó en casa el teléfono móvil. La voz de alrma se dio cuando no acudió a trabajar por la tarde a la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer (AFA-Guardo), con la que colabora.

Desde entonces, no hay rastro del joven ni se tiene ninguna pista sobre su posible paradero.