San Cebrián de Mudá, un pueblo que resiste a la despoblación con doce niños

Algunos niños de San Cebrián se dirigen al autocar que les llevará al colegio en Cervera. /Brágimo-Ical
Algunos niños de San Cebrián se dirigen al autocar que les llevará al colegio en Cervera. / Brágimo-Ical

La localidad norteña mantiene su número de habitantes gracias a proyectos vinculados a la tierra que han logrado mantener a la población

V. I / A. G-ICAL

La localidad palentina de San Cebrián de Mudá mantiene su número de habitantes gracias a proyectos vinculados a la tierra que han logrado mantener a la población joven. Castilla y León es uno de los grandes ejemplos del problema de la despoblación. De hecho, es en la provincia de Palencia se encuentra el municipio de Villarmentero, que según recogía Esri, la plataforma de sistemas de información geográfica (GIS), es el pueblo español que más población relativa ha perdido a lo largo del último año, con una caída del 44%.

Noticia relacionada

En esta misma provincia, también se encuentra la otra cara de la moneda, la localidad de San Cebrián de Mudá, que ha logrado echar el freno al goteo poblacional y estabilizar su censo, que aunque apenas supera las 165 personas, es totalmente rejuvenecido.

Las carreras, los gritos y las caras de sueño son la tónica que domina las mañanas en esta localidad de la Montaña Palentina. Momento en el que más de una docena de niños corren al autobús de la ruta escolar que les lleva a clase cada día. Todo un hito en una comarca que tiene en su geografía pueblos con abandonados y numerosos problemas de acceso a los servicios.

Este freno a la sangría de población se debe, en parte, según explicó su alcalde, Jesús González, a los programas que se pusieron en marcha a nivel municipal de aprovechamiento de los recursos endógenos y de educación a sus vecinos más jóvenes. Acciones que el Ayuntamiento planteó en su día como políticas transversales que, a priori, han logrado dar sus frutos.

Por un lado, explicó el regidor, entre los años 90 y 2000 en San Cebrián de Mudá decidieron prestar atención a los problemas que reflejaba su evolución demográfica, tras un gran éxodo generado por el cierre de las minas. Fue entonces cuando se inició un proyecto de formación e información a los jóvenes de la localidad sobre los recursos que posee la comarca y sobre el medio rural.

«Quisimos demostrarles que se podía tener un modelo basado en nuestros propios recursos, en los recursos endógenos y muchos de ellos, a día de hoy han optado por seguir viviendo aquí y trabajando aquí o en la zona. Muchos han formado aquí su familia y tienen niños, porque estas cosas se lo han permitido», destacó González.

En ese momento, comenzó a gestarse el proyecto de la Reserva del Bisonte Europeo, una apuesta municipal sobre biodiversidad que atrae cada año a varios miles de personas hasta este pueblo palentino. «Para nosotros este proyecto vale su peso en oro», recalca el alcalde.