El arte también se disfruta en miniatura gracias a la Fundación Santa María la Real

Imagen de archivo del taller de Ornamentos Arquitectónicos, dependiente de la Fundación Santa María la Real en Aguilar de Campoo./El Norte
Imagen de archivo del taller de Ornamentos Arquitectónicos, dependiente de la Fundación Santa María la Real en Aguilar de Campoo. / El Norte

Historia, arquitectura, nuevas tecnologías y artesanía confluyen en el taller ornamental de la Fundación Santa María la Real

El Norte
EL NORTEPalencia

El taller de ornamentos de la Fundación Santa María la Real (FSMR) permite al viajero adquirir maquetas artesanales de monumentos de Castilla y León y de otros lugares de España con las que recordar desde una perspectiva más sensorial sus vivencias culturales.

Las nuevas tecnologías también han llegado al veterano taller, y han apoyado mucho la labor de los artesanos, con herramientas como Google maps, que permiten a estos profesionales de la FSMR ver los monumentos in situ para tomar la información necesaria a la hora de realizar la maqueta a escala. Sin embargo, el contacto directo con el equipo de arquitectos e historiadores de la institución aguilarense sigue siendo fundamental para lograr la precisión y la fidelidad histórica de la maqueta, informa ICAL.

Esta labor creativa que se inicia cuando el taller dispone de toda la información necesaria para gestar la pieza original mediante planos o fotografías en 3D y que toma como parte de la base del procedimiento de creación la propia Enciclopedia del Románico de la fundación, que sirve de apoyo a los maquetistas.

La policromía manual y el polvo de alabastro son los principales materiales de estos trabajos que recrean los edificios más significativos del país, desde un pequeño taller de Aguilar de Campoo, desde donde ya han construido cientos de miles de piezas.

El trabajo de campo llega después del análisis de toda la información recopilada en estos estudios, con la creación de un prototipo de la pieza a recrear, donde las tres trabajadoras de este taller palentino emplean diferentes materiales para la creación de la pieza madre que servirá para desarrollar un molde.

El polvo de alabastro y la pintura a mano de cada una de las piezas creadas a partir de dicho molde son los elementos que dotarán a la pieza un resulato único y original. Pasos que ponen el broche de oro a este proceso que, apunta el responsable del taller, tienen una duración media de un mes.

Procedimiento que se repite en cada una de las piezas que componen el catálogo de este taller, en el que la mayoría son recreaciones de populares monumentos de Castilla y León como las catedrales de León, Burgos y Palencia o la fachada de la Universidad de Salamanca, además de los diferentes templos y capiteles románicos del norte de la comunidad.

Esta particular fábrica de recuerdos nació a principios de los años 90, cuando vieron la luz los talleres artesanales de Ornamentos Arquitectónicos con el fin de difundir el patrimonio de la región mediante su recreación a escala, enmarcado en el programa de 'Escuelas Taller' de la Fundación Santa María La Real.

En ellos, se integraban talleres de maquetismo. Fue ésta última la que dio origen al taller de Ornamentos, en el que se acogió a los profesionales que adquirieron un mayor grado de calidad en sus trabajos de reproducción.