El análisis de la sangre revela que el oso herido en Casavegas es una hembra

Una ejemplar de oso adulto con su osezno. /Fundación Oso Pardo
Una ejemplar de oso adulto con su osezno. / Fundación Oso Pardo

La importancia de su localización es aún mayor dada la posibilidad de que pudieran ir oseznos con ella y su capacidad de reproducción

R. S. RICOPalencia

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, en colaboración con la Patrulla Osera de la Junta de Castilla y León, la Fundación Oso Pardo y la guardería de la Reserva Regional de Caza, continúa con la búsqueda del oso herido por disparos el 18 de noviembre de 2017 durante una cacería de jabalíes en la Reserva de Fuentes Carrionas, en el término de Casavegas, que sigue sin ser localizado.

Desde que el animal recibió los disparos, agentes medioambientales de la Junta, integrantes de la Fundación Oso Pardo y efectivos del Seprona de la Guardia Civil han participado sin resultado en diferentes batidas de búsqueda, ayudados por unidades caninas de la Guardia Civil especializadas en el seguimiento de rastros de sangre, puesto que en el lugar se recogieron muestras de sangre que fueron mandadas a analizar al Servicio Veterinario de Genética Molecular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona. Esos análisis, además de determinar que las muestras de sangre se corresponden con un oso, indican que ese ejemplar se trata de una hembra.

Más información

«Es una osa, según dictaminó un análisis que se encargó por la Junta de Castilla y León. Las hembras tienen más relevancia no solo porque pueda reproducirse al ser hembra, sino también porque pudiera haber sido seguida por oseznos que no se detectaron», han precisado fuentes de la Guardia Civil, que indican que hay comunicación «constante» entre el Seprona, la Patrulla Osera de la Junta, la Fundación Oso Pardo y la guardería de la Reserva Regional de Caza por si hubiera novedades al respecto que pudieran añadirse a la instrucción de las diligencias que se siguen por el caso.

El hecho de no haber sido localizado, lleva a pensar que las heridas del oso puedan ser de escasa gravedad, tal y como reconoció en su día el consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Dos cazadores están siendo investigados por haber disparado presuntamente al oso, aunque ambos han negado los hechos en su declaración ante el Juzgado de Cervera de Pisuerga. Uno de los investigados mantiene que disparó a un lobo y el otro que hizo lo mismo, pero no a un oso, sino a un jabalí. «En ese momento, esa ladera no se había tocado. El otro señor disparó primero; a los veinte segundos o treinta, disparé yo al lobo y, al minuto, salió el oso. Pienso que estaría ahí encamado», ha explicado a este periódico uno de los cazadores investigados. Ecologistas en Acción se ha personado como acusación en el proceso.

 

Fotos

Vídeos