El colegio Maristas fomenta la robótica como capacidad para resolver problemas

Alumnos de Infantil 'juegan' a ser maestros por un día. /
Alumnos de Infantil 'juegan' a ser maestros por un día.

Mantiene la matrícula por encima de los 800 estudiantes, con los que insiste en que «deben aprender a ser ciudadanos»

J. OLANOpalencia

En el entorno del 6 de junio, cuando se conmemora el día de Marcelino Champagnat, el fundador de los maristas, una persona que dibujó las raíces del centro, el colegio Marista está inmerso también en las fiestas que los alumnos esperan con intensidad, los más mayores tras despedir los temidos exámenes y los pequeños también como colofón a un año académico en el que han hecho más fuertes y señeros sus sensaciones de pertenencia al centro.

Es un colegio con una matrícula fuerte, que sobrepasa los 800 alumnos (145 de Infantil, 301 de Primaria, 234 de Secundaria y 132 de Bachillerato), sin temor a si la jornada continua le quitará o le pondrá estudiantes. El modelo de horario de clase en jornada de mañana, que se mantiene en Maristas como único colegio en toda la capital palentina, se votará el próximo curso para su posible implantación en el curso 2018-2019, si bien la dirección del centro no muestra mayor preocupación. Porque sabe que lo que por encima de todo quiere ofrecer, que es la posibilidad de que sus alumnos sean ciudadanos, es lo que Maristas, según insiste su director, quiere construir. «Deben aprender a ser ciudadanos», afirma, a la vez que recuerda que existe un consenso de normas de comportamiento que el centro diseña con los propios alumnos en primero de Secundaria.

Todo eso tiene una base sólida, que viene desde Infantil, donde se potencian determinados aprendizajes. Que los alumnos organicen adecuadamente sus cerebros, que lo que aprendan vaya encajando perfectamente en sus cabecitas, y que, además de manejar un iPhone, sepan subir escaleras con soltura o sonarse los mocos, son algunas de las claves de la integración sensorial, una nueva técnica de estimulación temprana que busca a través del movimiento y el juego lograr un adecuado desarrollo neurológico en el niño que le permitirá afrontar con más garantías los retos de su aprendizaje futuro.

Estas actividades son también la base de un programa estrenado el curso pasado en el colegio Marista, que puso en marcha de forma pionera un aula de integración sensorial bajo el título Con los siete sentidos, en la que están ocupadas la terapeuta Blanca Garrido, acompañada de Alicia Muñoz, en prácticas actualmente por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Además, el colegio subraya la importancia del bilingüismo, proyecto del que presume a través de la satisfacción que muestran los usuarios, del ambiente favorable de convivencia y estudio, y de los altos resultados en la promoción y evaluación de alumnos.

La utilización de las tablets para que ocupen en el futuro el lugar de los libros de texto es otro proyecto experimental en primer curso de la ESO, que el año que viene se va a extender también a Bachillerato.

Yes que de tecnología y de programación informática saben mucho en Maristas. No hay más que ver cómo despuntan en robótica desde muy pequeños, ya que es una actividad extraescolar que ha ganado adeptos curso tras curso y que resulta hasta excesivamente demandada. Ylos más mayores, los más expertos, tienen hasta la oportunidad de demostrar sus conocimientos en concursos, como el certamen internacional que va a llevar este mes de junio a un grupo de 14 chavales a Bath (Inglaterra) a competir con otros seis equipos de toda España y con los mejores de los 28.000 equipos del mundo que se han clasificado. Y allí acudirá R2 D2, el personaje de Star Wars que les da nombre.

Además, presentarán el proyecto científico, en el que se han empeñado para la elaboración de una APP para dispositivos móviles Android a favor de la Protectora de Animales de Palencia (para que pueda ayudar a mejorar las adopciones de animales en Palencia).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos