Pablo Ferrari: «Quitando a Nacho Vidal, soy el más conocido en España»

EL NORTE/
EL NORTE

El actor porno palentino ha rodado 120 películas, ha estado nominado para los Óscar del sector, tiene su productora y triunfa como director para Estados Unidos

RICARDO S. RICOpalencia

¿De Valencia? No, de Palencia, con p no con v. Sí, sí, de Palencia es Pablo Ferrari, nombre artístico de este actor porno de 36 años amigo de Nacho Vidal y que es una estrella patria en el sector, con más de 120 películas rodadas y que ahora triunfa con su productora, Red Devil X, y rueda como director en Europa para la productora Brazzers, la más importante del mundo.

Actor porno nacido en una ciudad como Palencia. ¿Sacrilegio?

En general, este sector en España es complicado, pero en Palencia más, porque es una ciudad muy cerrada, muy antigua, partiendo ya desde mi padre, que está resignado... El trabajo no está en Palencia y yo me tuve que ir, no podría vivir en Palencia porque sales a la calle y la gente te señala con el dedo, te ven como el guarro, cuando la gente lo tendría que ver como algo natural y como un negocio, porque cuando empecé en este sector lo tenía muy claro. La putada de Palencia es que yo vengo de otro sector y he sido conocido en Palencia porque he tenido empresas grandes, a mí me dieron la medalla de plata de la Cámara de Comercio, toda mi vida he tenido negocios fuertes en Palencia y que han funcionado muy bien, eso es para que le gente meta más el dedo en la llaga. Entré en el sector del porno porque vi que es un negocio, no entré como otros para practicar sexo.

De empresario a actor porno...

Sí, me fue mal en los negocios, llegó la crisis y pensé que en qué negocio me metía tal y como estaba todo. Sabía que tanto la industria del juego como la del sexo son sectores que siempre mueven y son los últimos que notan la crisis, probé porque no tengo tabúes para ver cómo funcionaba y para montar yo mi propia productora. Claro, que no podía empezar con una productora sin saber cómo funcionaba, así que empecé desde abajo. Me llamaba la atención el porno porque es un sector que mueve. Hice mis primeros pinitos en 2004, pero llevaba un negocio en Palencia que era totalmente incompatible con el porno y lo aparqué.Pero cuando en 2008 tuve que dar concurso de acreedores en la empresa, me decidí a probar y empecé desde abajo, de actor. Me la jugaba porque en este sector es a cara o cruz. Cuando muchos chicos me preguntan que qué tienen que hacer para ser actor porno, les digo que lo tienen muy complicado, aquí no es llegar y besar el santo, tienes que funcionar horas, dar la talla...

Usted ha llegado lejos...

Ahora mismo en el porno español, quitando a Nacho Vidal y alguno que está en Estados Unidos, soy el más conocido, y sobre todo a raíz de que monté mi productora, Red Devil X. Empecé a poner en marcha proyectos, pero antes rodé para todas las productoras importantes de España. Tenía muy claro que no podía montarla sin conocer muy bien el producto y el sector, pero aún así, hoy en día tener una productora es complicado, se necesita mucha inversión. A partir de ahí empezaron a nominarme para premios. El año pasado estuve nominado en los Premios Ninfa y Galaxy como mejor actor, y a mi productora también la nominaron para premios como mejor escena, mejor trailer... Entre los dos premios tuve unas 27 nominaciones, y gané el premio de mejor escena lésbica en los Galaxy del año pasado. También el año pasado, en Estados Unidos, en los premios AVN, que son los Óscar del porno, estuve nominado como director. A raíz de eso las productoras americanas empezaron a verme y la productora más grande del mundo, que es Brazzers, ha apostado por mí y estoy dirigiendo para ellos cosas en Europa. También sigo rodando como actor, pero elijo más las cosas. Si me llama una productora fuerte voy por aprender, no por el dinero, sino para aprender cómo iluminan, como enfocan... La faceta de actor la utilizo ahora como trampolín.

Usted montó su productora en Palencia...

Sí, pero me iba a rodar fuera, a Barcelona. Como no podía estar yendo y viniendo y me hacía falta dinero, encontré una persona con la que me asocié y montamos las oficinas en Valencia, aunque rodamos en Barcelona.

¿Y qué hay que hacer para que una productora le llame a uno?

Una productora solo te va a llamar si funcionas. De ahí para adelante, todo lo que quieras, pero si ese punto no le pasas... El 99% de la gente no lo pasa. Es todo mental, no físico, si la cabeza no la tienes centrada, aquello no funciona. Hay gente, cámaras, fotos, no estás en tu casa, no es tu pareja... Todo eso complica la situación, y como no estés centrado, aquello no se levanta.

¿Cómo es un día de rodaje?

Depende de qué productora sea. Hay productoras que hacen dos horas hasta terminar la escena, pero ahora estoy de director para una productora americana que son muchas horas de rodaje, muchos planos, se hace muy cansado. Un hombre puede aguantar tanto si está preparado psicológicamente, es algo más psicológico que físico, el esfuerzo físico que tienes que hacer es breve, la escena de sexo realmente es lo más corto. Es más trabajo de cabeza que físico.

Y de tener las ideas claras...

Sí, porque cuando cruzas la puerta de este sector, sabes que lo haces para no volver. Salga bien o mal, siempre tendrá la cruz en la espalda. Luego, una chica lo tiene muy fácil, la van a coger casi seguro a no ser que sea muy fea o tenga un cuerpo muy feo, porque en este sector lo que quieren siempre son caras frescas, pero un actor lo tiene prácticamente imposible. Puede tener alguna opción si le llaman para un casting y lo borda, y aún así no es fácil que pueda seguir. Reciben al día 300 o 400 correos electrónicos de chicos que quieren hacer porno.

¿Recuerda su primer escena?

La primera escena que rodé fue en Barcelona, pero luego, como había dos productoras afincadas en Madrid, yo rodaba mucho más allí, pero si no vives en Barcelona, prácticamente estás perdido. Empiezas con un casting y si vales, te vuelven a llamar, a mí me volvieron a llamar y me vieron los demás, comentaban que estaba rodando para una productora y me fueron conociendo...

El negocio del porno es rentable...

Sí, quien diga que no, miente. Es verdad que está en crisis, porque todos los sectores del mundo lo están, pero los vicios son lo último que se quita la gente. Hay gente que sigue consumiendo porno y es un negocio rentable, más en otros países que en España. España es consumidora de porno, pero la gente no está acostumbrada a pagar, como en Estados Unidos o en Alemania, que la gente está más concienciada.

Habrá muchos que le envidien...

Sí, este sector es el de la controversia, hay mucha gente que te señala con el dedo pero te tiene envidia por estar con mujeres guapas y que encima te paguen. Es así de triste, en España, el que más te critica, es el que más envidia te tiene.

¿Ustedes los actores disfrutan rodando escenas de sexo, o es solo trabajo?

Es trabajo, yo estoy pendiente de que salga bien, de las posturas, de dar plano, pero también es cierto que un hombre no puede fingir. Una chica sí, pero un hombre no. Una erección la tienes si tienes excitación, lo que pasa es que es una excitación psicológica. Hay una parte de placer, igual que la eyaculación, pero es tanta la presión de eyacular en ese momento, que como mucho te dan un minuto de margen, que a veces no te das cuenta de que lo has hecho.

¿Volverá Pablo Ferari algún día a Palencia?

Nunca se sabe, si va mal esto, no tendré inconveniente en volver, pero soy consciente de que tendría problemas en Palencia, la gente sabe a lo que te dedicas y es una ciudad castellana.

Con 23 centímetros, el tamaño sí que importa...

Lo más importante para un hombre es que funcione, que llegue al casting, le digan que tenga una erección y que él, solo con su cabeza lo haga, haya lo que haya allí. Nadie te ayuda, están con los brazos cruzados todos para ver cómo llegas a tener la erección, la chica no te toca, te dice que es tu trabajo. Es así de duro. Igual que estar media hora de fotografías sin que baje la erección, que luego empieces la escena y que eyacules cuando ellos te digan. Si tienes el pene grande, mejor, y si tienes el físico bien, mejor, pero son solo añadidos que suman para tu caché.

¿Fueron duros sus comienzos?

Sí, bastante, muchas veces piensas en tirar la toalla porque este es un sector muy desagradecido, en casa es complicado, cuando vas a Palencia también, hay veces que no te llaman para trabajar... Es pronto aún para decir si me ha merecido la pena, el tiempo lo dirá. Además, esto es como los futbolistas, aquí no puedes estar toda la vida, por eso voy hacia la producción, hacia estar detrás de las cámaras. Si consigo que mi productora vaya bien, me habrá merecido la pena. Esto cambia de la noche a la mañana...

¿Se les permite un gatillazo?

No, si tienes un gatillazo con una productora, casi seguro que no te vuelvan a llamar. Encima como es un sector de envidias, se corre la voz y estás perdido.

Con tanto sexo, perderá las ganas de sexo... ¿O separa bien la faceta profesional de la personal?

Sí se distingue. Una cosa es la vida privada con tu novia o mujer, y otra es que hayas terminado una escena de un montón de horas y te venga una chica con ganas. Ahí sí que le dices que se pierda, pero se distingue porque esto es todo psicológico, una cosa es el placer y otra el trabajo...

 

Fotos

Vídeos